Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

¡Muérase!

Ya estamos otra vez en verano, verano sevillano, ¡ahí es ná! Volvemos a estar con las "previsiones" de la Junta, la Eléctrica, las del Agua, las de las Carreteras, las de los Médicos: si tiene calor beba mucho agua, dese una duchita, póngase ante un buen ventilador o aire acondicionado, váyase a la playa y si no puede llame a la Junta que le dirá lo mismo; de lo contrario no tendrá más remedio que acudir a "urgencias" del hospital.

Eso sí, no gaste mucha agua pues queda poco y aún no están las desaladoras funcionando. No gaste mucha electricidad de dos a siete de la tarde porque las instalaciones no están para estos lujos. Si tiene coche, no tiene que trabajar y tiene dinero suficiente para hoy y hambre para mañana, gaste gasolina y váyase a la playa y cuidado con los atascos; si logra llegar a la playa antes de deshidratarse quizás consiga sobrevivir. No llame a la Junta porque allí nadie sabe nada de nada y, todo lo más, lo mandarán al charco más próximo, que estará seco, claro. Como última solución tiene la de ir a un hospital donde le cuidarán de maravillas; aunque estará el aire acondicionado averiado y deberá disponer de algún familiar próximo que le acerque un ventilador, que podrá funcionar si no se ha quedado sin electricidad como media ciudad, además tendrá que ponerse en cola para que le arrimen un vasito de agua caliente para que se muera antes y deje la cama libre a otros que también están en su derecho de morirse.

A la compañía del agua: "Excava el pozo antes de que tengas sed". A la eléctrica: "Si no esperas lo inesperado no lo reconocerás cuando llegue". A la Junta: "La respuesta más rápida es la acción". Al Gobierno: "Hay dos maneras de llegar al desastre: una, pedir lo imposible; otra, retrasar lo inevitable". A los políticos: "No nos atrevemos a muchas cosas porque son difíciles, pero son difíciles porque no nos atrevemos a hacerlas". Si tras estas "soluciones" no llega a sobrevivir ¡muérase!

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de julio de 2004