Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un preso de Quatre Camins denuncia una paliza de cuatro funcionarios

Nuevo caso de presuntos malos tratos en la cárcel de Quatre Camins. Los padres del recluso I. V. P. han denunciado en el juzgado de guardia de Barcelona la presunta paliza que propinaron a este preso cuatro funcionarios del módulo 3 de esa cárcel el 9 de junio. A causa de esos hechos, el interno se encuentra en régimen de aislamiento cumpliendo dos sanciones de 14 días, que se ejecutaron de forma inmediata y sin posibilidad de alegaciones.

Los funcionarios sostienen que fueron ellos los agredidos por el preso y que desobedeció sus órdenes. De ahí las dos sanciones disciplinarias. Por el contrario, los padres del preso explican que en realidad las lesiones de que hablan los funcionarios se las produjeron ellos mismos al golpear a su hijo. Josep Plana, su abogado, le visitó al día siguiente de ocurrir los hechos y explica que el recluso tenía un ojo morado, una brecha en la cabeza, diversos hematomas en la cara y la espalda, y cortes en las muñecas producidos por unas esposas de plástico.

El preso tiene 39 años y lleva 19 en prisión por pequeños delitos contra la propiedad y tráfico de drogas. "Mi hijo es un delincuente y debe pagar, pero yo creo que ya lo ha hecho con creces y no se puede permitir que se le maltrate de esta forma", explica el padre, quien recuerda que el preso jamás se ha adaptado al régimen carcelario y que así se explica que haya quebrantado tres permisos.

María Dolores Fernández, otra abogada defensora, ha denunciado al Departamento de Justicia de la Generalitat que la dirección de la prisión les niega los partes médicos de los reconocimientos que le efectuaron, así como los diversos ingresos en la unidad de psiquiatría. La Secretaría de Servicios Penitenciarios de la Generalitat, que dirige Albert Batlle, ha declinado realizar cualquier comentario sobre este caso, que se suma a las presuntas palizas propinadas a reclusos tras el motín del 30 de abril.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de julio de 2004