Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones Europeas

Un escaño muy reñido

El PP pugna por lograr su escaño número 24 con el voto de los emigrantes a costa de la coalición nacionalista Galeusca

Las esperanzas de reducir la distancia con el PSOE se mantenían ayer en el PP. El final de la noche electoral trajo una sorpresa para los populares y un pequeño disgusto para Galeusca -CiU, BNG y PNV-. La coalición electoral nacionalista consiguió su tercer escaño por un margen muy estrecho: unos 385 votos sobre el PP.

Los populares se muestran confiados de que ese escaño caerá finalmente de su parte. Aunque habrá que esperar. El miércoles comienza el recuento general en las Juntas Electorales, con la incorporación del voto de los españoles residentes en el extranjero, que deberá concluir antes del día 19. Según la ley electoral las papeletas del Censo de Residentes Ausentes (CERA) se escrutan el tercer día posterior a la jornada electoral.

Teniendo en cuenta la tendencia de anteriores elecciones, el voto de los emigrantes se inclina más por los dos grandes partidos nacionales, una circunstancia que podría perjudicar a Galeusca, a menos que se produzca un cambio de tendencia espectacular. En 1999, la abstención de esta parte del electorado rozó el 85%. Votaron 133.058 personas: el 42% al PSOE y el 35% al PP. El Bloque Nacionalista Galego, Convergència i Uniò y la Coalición Nacionalista, en la que estaba integrado el Partido Nacionalista Vasco, se llevaron sólo el 7,1%.

Las posibilidades del PP para arañar ese eurodiputado crecen si se tiene en cuenta la tendencia del voto extranjero en las anteriores elecciones generales, que se inclinó mayoritariamente por Mariano Rajoy, y la evolución del apoyo a los populares, cuyo porcentaje ha pasado en las elecciones europeas del 11,99% de 1989 al 35,05% de hace cinco años.

CiU mantiene la confianza

Sin embargo, si se se repitiera la misma participación que en 1999 y teniendo en cuenta que el censo de emigrantes incorporaba 213.762 votantes nuevos en esta ocasión, los socialistas lograrían 69.370 votos más, el PP 57.808 y Galeusca 11.726. Todas estas papeletas se incluirían en el cómputo total, con el que se haría la asignación definitiva de escaños. Todo ello si se mantuviera exactamente el mismo porcentaje de voto a cada partido que en 1999. Con la suma de estos votos procedentes del extranjero a los sufragios logrados el domingo por el PP y Galeusca, los populares no alcanzarían a arrebatarles el escaño a los nacionalistas. Los votos que restan, intentarán sacarlos a través de una revisión exhaustiva de las actas. Según Europa Press, en Vizcaya el PP habría conseguido 600 papeletas mal contabilizadas.

Desde CiU, formación política a la que pertenece Ignasi Guardans, el cabeza de lista de Galeusca en estas elecciones, se asegura que los datos del PP son prematuros y se muestran confiados en que tras el recuento definitivo sigan conservando los tres escaños. "No nos consta que pueda haber riesgo de que nos quiten el último eurodiputado. No sabemos qué cuentas está haciendo el PP. Nuestros análisis de cifras son ostensiblemente diferentes", asegura un portavoz de la coalición. En CiU se asegura que están tranquilos y que los socios de Galeusca no se han preocupado de este asunto en toda la jornada.

Fuentes del PP aseguran que sí les salen las cuentas y que Galeusca consiguió su tercer escaño por unos 300 votos de diferencia. Fuentes del partido se apresuraron a adelantar el domingo que el escaño número 24 entraría en su saco gracias al voto del exterior. Lo que supondría un aporte de optimismo para los populares por el efecto psicológico de haber perdido sólo por un eurodiputado. En cualquier caso, las cuentas oficiales y el destino final del escaño todavía serán una incógnita durante varios días.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de junio de 2004