Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:CARMEN CAFFAREL | Directora general de RTVE

"A los del Gobierno les conocí en la boda"

Pregunta. ¿Le gustó la retransmisión de la boda?

Respuesta. No la vi. Estaba dentro de la iglesia. La he visto, reducida, a posteriori.

P. ¿Se siente responsable o culpable?

R. Me siento responsable en la medida en que soy la directora general. Y lo asumo absolutamente todo. La retransmisión me pareció bien. Sobria, institucional.

P. ¿Cuánto le costó el modelito?

R. Mil doscientos euros.

P. ¿Y qué les regaló?

R. Una televisión. De esas planitas. Yo no la tengo en mi casa, desde luego.

P. Si de una boda sale otra, ¿a usted puede tocarle algo?

R. No, no creo [ríe]. No lo he pensado. No lo sé.

P. Desgrane su rosario de méritos para ser directora general del Ente.

R. Digo lo que han dicho de mí: gran capacidad de trabajo, que es verdad; que soy una persona seria en el trabajo, que creo que he sido coherente en mi línea de actuación; que provengo del mundo de la comunicación, aunque sea teórico, y que no tengo ninguna vinculación ni política ni mediática.

P. "Yo soy mujer de retos". ¿Qué le encuentra a éste de arder en la hoguera?

R. Dudé. Pero nunca he querido quedarme con la duda de qué habría hecho cuando me han propuesto algo.

P. ¿Cree que RTVE tiene remedio?

R. Sí. Solución al cien por cien, evidentemente, no. Pero creo que hay que partir de que pueda tenerla, porque si no, no se hace nada.

P. ¿Piensa que los miembros del comité de sabios nombrado para arreglar la casa son tales?

R. La palabra sabio quizá yo no la utilizaría. Son personas competentes, muy trabajadoras, y algunas, muy cualificadas. A otras no las conozco.

P. ¿Le da pena que se vaya Urdaci?

R. No. Cuando llegué ya estaba cesado. No le conozco personalmente, y nadie me oirá decir nada malo de él, porque no es mi estilo. Pero que tampoco me pidan que me convierta en su abogado defensor, como pretendió el PP el miércoles, en mi comparecencia en la comisión parlamentaria.

P. Dicen que ya se arrepiente de haber mantenido a Juan Menor como director de TVE.

R. Para nada. Sigo pensando que está muy bien donde está, y que es un gran profesional.

P. ¿Votó al PSOE?

R. Eso no se pregunta.

P. ¿Qué le parece la política informativa del Gobierno?

R. No me parece mal, pero pienso que, en algunos momentos, hay un poquito de descoordinación entre algún ministro y otro.

P. ¿Quién le da las consignas: Zapatero, Fernández de la Vega, Barroso?

R. Hoy por hoy, nadie. Lo prometo.

P. ¿Y quién cree que será el primero?

R. Es que no les conozco. A los del Gobierno les conocí en la boda. Sólo había visto al presidente, de cuando me llamó; a la vicepresidenta, que me quiso conocer, y a la ministra de Educación, porque hemos sido compañeras de Universidad.

P. ¿Lo más aprovechable de Televisión Española son los Loonies?

R. Los Loonies me parecen muy buenos, pero hay otros programas que también lo son: documentales, La noche temática, En Portada, Informe Semanal...

P. ¿Levita con Ana y los siete?

R. Me parece una serie de entretenimiento, pero a mí no es la que más me gusta.

P. ¿Va a privatizar la tele?

R. ¿Yo? Si no puedo. Y, aunque pudiera, no lo haría.

P. ¿Cada cuánto se da un masaje?

R. Cada quince días. Me viene bien, me relaja y me ayuda a una tendinitis que tengo en el brazo derecho.

P. ¿Cuál ha sido la última bofetada que se ha dado?

R. Como es del plano personal, prefiero no mencionarla.

P. ¿De aquí a un ministerio?

R. No. De aquí a la Universidad, supongo. De verdad, es que me gusta mucho, y llevo muchos años formándome en ella. Pero las palabras jamás, nunca o siempre no forman parte de mi vocabulario.

P. ¿Tiene alergia a la política?

R. No. Estoy ahora mismo aquí, pero lo que me hace libre es que tengo mi profesión, que es la Universidad. Eso me da una libertad enorme. Y como nunca me he dedicado a la política, no sé si me va a gustar o no.

P. ¿Usted es siempre así o cambia cuando se toma dos copas?

R. Tomo muy pocas copas, pero no cambio.

PERFIL

Con 50 años y dos hijos, muestra una calma y una voluntad de ponderación que aún no se le han pasado, pese a llevar ya un mes en el cargo. Le gusta leer, oír música y estar con sus amigos "tomando una cañita". Reconoce tener buen diente -"soy muy zampona"- y se considera "una mujer alegre y positiva"

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de mayo de 2004

Más información