Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MERCADOS

La crisis cobra al contado

Irak y la subida del petróleo hacen caer las bolsas con fuerza

La Bolsa española acumula en esta semana la mayor caída del ejercicio, con el 3,08% en el Ibex 35, debido a la suma de factores negativos, entre los que destacan el encarecimiento del petróleo y la situación en Irak. Los inversores, presa de la incertidumbre, se han apresurado a deshacer posiciones.

La acumulación de elementos negativos en el entorno económico y geopolítico ha provocado un importante retroceso en los mercados de valores, en el que la Bolsa española se ha llevado la peor parte. El Ibex 35 ha sufrido el mayor castigo entre los mercados europeos, con una caída del 3,08% que la convierte en la peor semana de este ejercicio y deja a este índice por debajo del nivel de los 7.800 puntos.

Entre las principales razones de la actitud defensiva que han adoptado los inversores en las últimas sesiones están el encarecimiento del precio del petróleo y sus previsibles consecuencias inmediatas sobre los precios al consumo y los tipos de interés.

Fuera del entorno económico, aunque muy relacionada con él, está la creciente incertidumbre en Oriente Próximo provocada por los últimos acontecimientos en Irak, de los que nadie parece esperar nada bueno. Los inversores no han dudado un solo momento en deshacer posiciones en unos mercados que se van apagando a cada día que pasa y en los que ni siquiera unos precios comparativamente atractivos han conseguido atraer al dinero.

Los datos económicos que se han ido conociendo a lo largo de la semana han encontrado un terreno excelentemente abonado para la lectura negativa, incluso sin que todos ellos apuntaran en la misma dirección.

La inflación empieza a crecer en la eurozona y, junto con el avance del PIB del primer trimestre, que subió el 0,6%, suponen un adiós definitivo a la posibilidad de un descenso de los tipos de interés.

En Estados Unidos, en donde los precios del petróleo y de los carburantes han alcanzado máximos históricos, bajan las ventas al por menor, la confianza de los consumidores se estanca y la inflación subyacente, que no incluye productos energéticos, crece más de lo previsto, al tiempo que el déficit comercial continúa subiendo.

Frente a este cúmulo de datos que, casi sin excepciones, ha obtenido una lectura negativa por parte de los inversores, el mercado español ha dispuesto de una serie de resultados empresariales positivos que no han conseguido frenar una corriente vendedora que ha sido mucho más fuerte en este mercado que en el resto de los de la eurozona. Frente al 3,08% que baja el Ibex 35, el índice CAC 40 de la Bolsa de París baja el 1,37%, y el índice DAX de la Bolsa de Francfort ha perdido el 2,38%.

El mercado español vuelve a quedar casi en el nivel de apertura del ejercicio, con el Ibex 35 en 7.779,70 puntos y unas ganancias acumuladas del 0,55%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de mayo de 2004