Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Copenhague será una fiesta

Pese a que todavía faltan 12 días para la boda del príncipe heredero de Dinamarca, Federico, de 35 años, con la joven australiana Mary Donaldson, de 32, los daneses se encuentran ya volcados en el acontecimiento y se preparan para varios días continuados de festejos. Pasado mañana, miércoles 5 de mayo, tendrá lugar un gran desfile militar en conmemoración de la fecha de la liberación del país de las fuerzas ocupantes de la Alemania nazi, en la que la familia real ocupará el centro de la atención popular. Otros acontecimientos están previstos para los próximos días. Se estima que la boda costará a los ciudadanos de Copenhague 7,5 millones de coronas danesas. "Queremos que la ciudad esté cubierta de flores y confeti", ha comentado el portavoz de la Dirección de Turismo, Henrik Thierlein, quien estima que se producirá una invasión turística de un millón de visitantes, la mayor parte procedente de Suecia y Noruega, aunque también de otros países europeos. Federico, hijo mayor de la reina Margarita y el príncipe Henry, es una de las personalidades más populares del país y esa simpatía se ha hecho extensiva a su prometida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de mayo de 2004