Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El caso de la niña asesinada en Orihuela, pendiente del ADN

La policía judicial está a la espera de descifrar restos de ADN para identificar a un segundo implicado en la muerte de Shila Bigdely, la niña noruega de 14 años que fue encontrada muerta en un descampado de Orihuela, el pasado 2 de abril. La investigación continúa abierta 18 días después del descubrimiento del cadáver de la adolescente, cuya desaparición fue denunciada por los padres.

La primera detención relacionada con el caso se practicó el 6 de abril. Un compañero de instituto de la víctima, también de 14 años, fue arrestado por su presunta implicación en el crimen. En su declaración ante la Guardia Civil, el muchacho reconoció haber mantenido relaciones sexuales con la menor [la niña fue violada antes de su muerte], pero negó su participación en el fallecimiento. El chico, de nacionalidad española y origen alemán, implicó a otras personas.

La policía judicial está pendiente de conocer los resultados de una prueba de ADN para detener a un segundo implicado.Fuentes de la investigación apuntaron que un segundo compañero de la menor podría ser también sospechoso. No obstante, las mismas fuentes eludieron cualquier pronunciamiento para evitar frustrar la investigación del caso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de abril de 2004