Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:LUCIANO BENETTON | Empresario

"Perdí 'fans' al salir desnudo en un anuncio"

Pregunta. Dicen que en cuanto ve una oveja, se la compra.

Respuesta. Depende de dónde me encuentre. A veces me pasa en un restaurante.

P. Sólo en Argentina tiene 280.000. ¿Sigue la tradición italiana de saludarlas porque así atraen el dinero?

R. No las saludo, pero me informo sobre su salud y sus momentos críticos.

P. Las cuida, antes de convertirlas en jerséis.

R. No [ríe]. No es exactamente así. Intento entender cuál es el producto. La lana mejor viene de ovejas que viven bien.

P. Usted ha sido senador por el Partido Republicano. ¿Qué piensa cuando ve a ex presidentes como Cossiga o De Mita acusados de poner el cazo en Parmalat?

R. Temí que pudiera perjudicar al sector empresarial que haya personas poco honestas. Pero puede ser un estímulo, porque se dan estos casos,pero en general la gente apunta a una ética mejor.

P. Pues dicen que su grupo tiene un agujero de 10.000 millones de euros, sólo 4.000 menos que Parmalat.

R. Tenemos unas deudas de 500 millones de euros, frente a un capital de casi 10.000. Es más, el mercado financiero siempre nos ha acusado de no tener suficientes deudas.

P. ¿Viste siempre Benetton?

R. Sí. Cuando estoy muy relajado.

P. Han escrito de usted: "Tiene el porte de Clint Eastwood, los ojos de Paul Newman, las maneras del Mastroianni más seductor". ¿Pedazo de hombre?

R. Absolutamente, no. Son todas invenciones. Fantasía.

P. La publicidad fue siempre uno de sus fuertes. ¿Sin las fotos de Oliviero Toscani no es todo un poco más soso?

R. No. Fue una experiencia estupenda, y ahora con el laboratorio Fabrica estamos haciendo otra distinta.

P. Siendo senador apareció desnudo en un anuncio. ¿Data de entonces su club de fans?

R. En absoluto. Nunca lo supe [ríe]. Es más: si las tenía de antes, las perdí.

P. ¿Se maquilla, como Berlusconi?

R. No. Absolutamente, no. Lo juro.P. ¿No cree que el Papa y los cardenales son un poco monótonos vistiendo?

R. No. El rojo o el morado no lo son. Y, a fin de cuentas, ellos no son unos jovencitos.Y tienen la obligación de vestirse muy formalmente.

P. ¿Y los políticos? ¿Qué podría hacer para que fueran de forma un poco más divertida?

R. Evitar que hablaran de política.

P. Para salir adelante, de joven tuvo que vender la bicicleta,el acordeón y la guitarra. ¿Cuántas orquestas podría comprarse ahora?

R. Pues mire, depende, porque creo que costar, cuestan. Preferiría gastar menos y coger a un talento que estuviera empezando.

P. "Cada tienda es como un hijo". De sus niños, 350 son españoles. ¿Le dan especiales alegrías?

R. Es un mercado que da muchas satisfacciones. Con un carácter muy duro, pero que conoce la moda.

P. ¿En qué se parecen Benetton y Zara?

R. Por dentro conozco sólo Benetton. Cuando uno está casado, mira a su mujer, no a todas.

P. "Para ser generoso hay que ser rico".Rico y generoso, pero con algún problemilla para pagar los impuestos en Argentina.

R. Fue algo que hizo uno de nuestros directivos hace años, que encontraba injusta la relación que había en ese momento con la Administración pública.

P. ¿Es muy italiano escaquearse del fisco? Hasta Berlusconi lo defiende.

R. En absoluto. Cada país tiene sus leyes y es necesario respetarlas.

P. Dice que no sabe vivir sin problemas. ¿No es usted un poco rarito?

R. No tanto. Sería como si un futbolista viviera sin partido.

P. ¿Cuál es la última penitencia que le ha puesto su confesor?

R. Tres avemarías.

P. O sea, que peca usted poco.

R. [Se pone colorado]. Habría que compararse con gente más entrenada, tanto en pecar como en confesarse.

PERFIL

Con 68 años y cuatro hijos, tiene un imperio de confección de ropa presente en 120 países. Afirma que le gusta viajar y leer, caminar o ir al mar. Y que le divierte especialmente visitar los pequeños mercados callejeros, de fruta o de pescado, para observar a la gente. No descarta, en el futuro, desarrollar proyectos culturales en la zona donde radica su grupo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de abril de 2004

Más información