Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un joven muere por el disparo de un policía que trató de identificarle

Miguel Ángel S. R., de 21 años, falleció en la madrugada del viernes 9 en Úbeda (Jaén) por un "disparo accidental", según la versión policial, de un agente que había resultado herido al embestirle la víctima con un vehículo robado. El cadáver del joven fue hallado 18 horas después en un olivar cercano. La policía ha abierto una investigación para esclarecer lo ocurrido.

Según un comunicado de la Comisaría de Policía de Úbeda, sobre las 2.30 de la madrugada del viernes una patrulla que prestaba servicio a pie por la calle Prior Monteagudo detectó la presencia de un joven que conducía un vehículo sustraído horas antes de una cochera. Cuando los agentes intentaban aproximarse al vehículo, el conductor intentó embestir contra ellos resultando herido en un brazo uno de los policías. Es en ese momento, siempre según la policía, cuando al agente se le disparó su arma, "al parecer de forma accidental", dándose el vehículo a la fuga por la circunvalación de Úbeda. Tras 15 minutos, los agentes localizaron el vehículo vacío, con un orificio de bala y rastros de sangre en el asiento del conductor. El casquillo coincidía con el del arma del agente.

La búsqueda del presunto infractor continuó todo el viernes en colaboración con la Policía Local. Pero no fue hasta las 20.30 del viernes, 18 horas más tarde del enfrentamiento, cuando se localizó el cadáver en un olivar no muy lejos de donde se halló el vehículo. Miguel Ángel S. R., un joven muy conocido por la policía por antecedentes de robo de vehículos, será enterrado hoy en Úbeda.

La familia del joven rechazó la versión oficial. Su padre, Arturo Senovilla, dijo que el coche no era robado, sino de una amiga, y añadió que su hijo estaba en una discoteca a la hora en la que, según la Policía, ocurrieron los hechos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de abril de 2004