Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA OFENSIVA TERRORISTA | Las propuestas de los mahometanos

"Aburridos de que no nos hagan caso"

Más que hartos o enfadados, los dirigentes musulmanes españoles, el psiquiatra Mansur Escudero y el imam Riay Tatari, secretarios generales de la Comisión Islámica de España, se muestran impotentes ante el Estado. Firmaron unos acuerdos en 1996 y cumplieron la parte que les correspondía, pero no han recibido más que calabazas, sostienen. Ni siquiera les ha servido anunciar que acudirían a los tribunales de justicia ni que ejercerían el derecho de petición ante el Rey.

La financiación pública a través del IRPF, que ahora sólo beneficia a la Iglesia católica, y su derecho a contar con profesores de islamismo en la escuela pública pagados por el Estado, además del cumplimiento de acuerdos en materia de cementerios o mezquitas, son los puntos principales del conflicto. Mansur Escudero se quejaba ayer de que la ministra de Educación en funciones, Pilar del Castillo, cuando le pidieron soluciones, les contestó siempre: "El tema no está en la agenda". Ahora confían "muchísimo" en el PSOE, que reiteradamente, cuando era oposición, pidió el cumplimiento de lo pactado por las diferentes religiones con los gobiernos de Felipe González en 1992 y 1996.

"Terrorismo católico"

Otro punto de desolación es el empeño de adjudicar al "terrorismo islámico" el derrumbe de las Torres Gemelas o los terribles atentados de Madrid. "Es una barbaridad tan enorme como calificar los atentados de ETA de terrorismo católico", sostienen.

Los Acuerdos de Cooperación firmados con el Estado español en 1996 permiten a los musulmanes españoles (unos 500.000, gran parte ya de nacionalidad española) reclamar el derecho a la igualdad en relación con la Iglesia católica y las otras dos religiones de "notorio arraigo" en este país (los protestantes y los judíos).

En materia de enseñanza, Mansur Escudero también relató ayer que reiteradamente han presentado las correspondientes listas de profesores (unos 160 docentes para 42.000 niños), incluso filtradas por el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y las fuerzas de seguridad. Nunca recibieron respuesta. El curso pasado, hartos, ya no hicieron lista alguna.

Los musulmanes creen que necesitan unos 160 profesores de islamismo (la Iglesia católica tiene 18.000), pero se conformarían ahora con unos 40, sobre la cifra cero impuesta por el Gobierno del PP. Según Tatary, el acuerdo de cooperación debe cumplirse no sólo como "un derecho de los musulmanes", sino también como "un servicio a la sociedad en aras de la convivencia", tema prioritario para ellos.En España existen seis mezquitas (el propio Tatary es imam de una de las dos que hay en Madrid) y unos 200 oratorios en locales o pisos habilitados para la oración.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de abril de 2004