Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La pasión o la vida

LOS ANGELES

Tras el fervor suscitado por La pasión de Cristo, de Mel Gibson, llega ahora otra cara de la crucifixión, una mucho más humorística, con el reestreno de La vida de Brian, que hace veinticinco años causó una gran polémica en Estados Unidos. "Mel o Monty", "La pasión o los Python" y "Queremos dar a la gente una opción" son algunos de los lemas publicitarios con los que esta sátira bíblica, obra del grupo Monty Python, contraataca con humor el fenómeno religioso suscitado por el filme de Gibson. Una campaña publicitaria que comenzará en Nueva York y Los Ángeles el próximo 9 de abril, coincidiendo con la celebración de Viernes Santo, con un reestreno previsto para finales de mes. Como ha declarado en Internet el productor de esta irreverente comedia, John Goldstone, se trata del perfecto antídoto para la actual programación cinematográfica. "La película de Mel es excesiva. La nuestra sigue siendo un gran filme y una alternativa muy apropiada", comenta con humor. Comentaristas como Paul Mulshine aseguran en su crítica sobre el filme de Gibson que ante el mismo tema, su preferencia es la de "tratarlo con humor en lugar de con seriedad". El reestreno de La vida de Brian en Estados Unidos será seguido por su regreso en otros países, donde los estudios Columbia piensan redistribuir la cinta de manera paralela a la llegada de La pasión de Cristo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de marzo de 2004