Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Especulativa e irrelevante'

El magistrado escocés James Edward Drummond-Young se ha negado a abrir una investigación por la muerte de Dodi al Fayed y la princesa Diana, como reclamó en diciembre pasado el millonario dueño de los grandes almacenes de lujo Harrods, Mohamed al Fayed, en la apertura de la vista. Lord Drummong-Young calificó de "especulativa e irrelevante" la acusación de que la pareja falleció en una conspiración de los servicios secretos del Reino Unido. El padre de Dodi ha mantenido durante años, y sigue manteniendo, que la pareja murió a causa de una conspiración del MI6 y que los servicios secretos británicos, disfrazados de paparazzi, ejecutaron una técnica para dejar ciego al chófer del coche en el túnel Alma de París, donde se produjo el accidente. Pero en una audiencia celebrada en Edimburgo, lord Drummong-Young consideró correcto rechazar la petición del magnate a favor de que se abra una investigación en Escocia, debido a que considera que no tiene autoridad para indagar en la materia. "Sólo una participación activa en los acontecimientos que causaron la muerte sería relevante", pero "las alegaciones están más bien basadas en suposiciones, especulaciones o conjeturas que son irrelevantes", apuntó el magistrado. Sin embargo, Mohamed al Fayed siguió insistiendo ayer, tras conocer esta decisión, que continuará con su "búsqueda de la verdad" y anunció que apelará la decisión del juez escocés. "Ya estoy acostumbrado a los ataques contra mí y los reveses legales de este tipo, pero nada me detendrá de seguir buscando respuestas a las muchas preguntas nacidas tras esta tragedia, como aún queremos millones de personas en todo el mundo", señaló.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de marzo de 2004