Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Sin respeto

Iba en el metro, cuando he visto a un sujeto comiendo pipas y tirando las cáscaras al suelo del vagón sin ninguna vergüenza. Y me he animado a escribir una carta, a ver si así me tranquilizo un poco. Estoy hasta las narices, como cualquier ciudadano de bien estará, de ver cómo la gente no respeta a los demás.

Y lo último es que nos hacen partícipes de sus degluciones. Gente que, como no está en su país, no respeta las mínimas normas de civismo.

Yo he tenido la misma desvergüenza al ir de turista a otros países, lo reconozco. Pero les pido que si están aquí para prosperar no lo hagan a costa de nuestro precioso país. Les pido que lo respeten.

No más señoritas escupiendo huesos de aceituna, ni más caballeros esputando en los vagones, autobuses y demás medios de transporte público. Y quede mi saludo de bienvenida a todos los inmigrantes, entre los que tengo muchos y grandes amigos que no quisiera nunca perder.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 8 de marzo de 2004