Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:FÚTBOL | 25ª jornada de Liga

La suerte se olvida del Murcia

Un autogol, una expulsión y dos 'palos' hunden al equipo de Toshack en Albacete

A perro flaco, todo son pulgas, que dice el refrán. Eso le sucede al Murcia, que no sólo pena con un juego de poca enjundia, sino al que además la suerte le burló ayer en Albacete con muy mala saña. Perdió otra vez el conjunto de Toshack fuera de La Condomina -tres empates y nueve derrotas en 12 salidas-, castigado por la fortuna y por su nulo acierto. Un gol en propia puerta, una expulsión y dos balones a los palos fueron su losa ante el Albacete.

Acelerado desde el principio, el autogol de Cuadrado tras un remate de Pacheco no hizo sino echar más leña al fuego. Habían pasado ocho minutos y el Murcia ya tenía el reloj en contra y el agua al cuello. El Albacete le cedió el balón y el conjunto de Toshack cercó la meta de Almunia. Eso sí, amagó más que pegó -Richi cruzó un disparo al palo- y su dominio fue algo superficial.

ALBACETE 1 - MURCIA 0

Albacete: Almunia; Óscar, Pablo, Buades, Peña; Viaud, David Sánchez (Alvaro, m. 73); Iván Díaz (Fabiano, m. 36), Pacheco, Munteanu (Delporte, m. 70); y Aranda.

Murcia: Bonano; Valera, Cuadrado, Hurtado, Clavero; Acciari (Gancedo, m. 53), Jensen; Luis García, Richi, Michel (Sebas, m. 41); y Karanka (Juárez, m. 72).

Goles: 1-0. M. 8. Cuadrado, en propia puerta al despejar un remate de Pacheco.

Árbitro: Esquinas Torres. Expulsó a Hurtado (m. 80). Amonestó a Pacheco.

Unos 16.000 espectadores en el estadio Carlos Belmonte.

MÁS INFORMACIÓN

Tampoco el juego del Albacete fue para tirar cohetes.Viaud sostuvo al equipo manchego, y los inquietos Pacheco y Aranda no pararon de correr ni un segundo por todo el frente del ataque.

Las desgracias siguieron para el Murcia. Hurtado fue expulsado por agarrar a Aranda cuando éste cabalgaba hacia Bonano, y Luis García, tras otro remate al palo, ahora de Juárez, mandó el balón a volar a dos metros de la portería. El Murcia, hundido en la tabla, ya no cuenta ni con la suerte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de febrero de 2004