Entrevista:LLUÍS GAVALDÀ | Líder del grupo Els Pets

"Reivindico al melómano adulto"

Está solo. Joan Reig se encuentra con Mesclat, su otra banda, en un encuentro y Falín esquía junto a su mujer. Así que Lluís Gavaldà, líder del grupo, se enfrenta en solitario a la promoción del décimo disco de Els Pets, que ayer salió al mercado en paralelo al nuevo lanzamiento de su web. El décimo disco se llama Agost, y Gavaldà dice que el título responde al deseo del grupo catalán de "pedir lo imposible, pero no desde la perspectiva atolondrada de un jovencito, sino desde el punto de vista maduro de una persona que ya tiene 40 años". El tiempo ha pasado y Lluís Gavaldà, instalado plácidamente en su edad y con deseos de ser padre el año que viene, no rehúye el pop. "Reivindico al melómano adulto que sigue escuchando pop. Soy así, y no me avergüenzo de tocar el cielo cuando escucho un buen estribillo". El pop no tiene edad, viene a decir un Gavaldà que, junto a sus dos compañeros, ha vuelto a entregar un disco estupendo.

"¿Que es un disco reposado?", se pregunta sorprendido. "Pensaba que no lo era, pero más de una persona me lo ha comentado", prosigue. "Lo cierto es que Brad Jones, el productor, quiso que evitásemos las canciones más genuinamente Pets, esos temas instantáneos y rítmicos que se adhieren con facilidad. Dice que se pegan rápidamente y rápidamente se olvidan", continúa el vocalista de Constantí antes de asegurar: "Es cierto que el disco tiene bastantes baladas y medios tiempos, registros en los que nos sentimos muy cómodos".

Lo que marca la personalidad de Agost es que los referentes estilísticos de Els Pets se muestran con absoluta nitidez. El álbum se inicia con un tema que es pura new wave y a lo largo de su desarrollo hay homenajes a Beatles, Stones, Beach Boys -"cada vez que oigo el Pet Sound veo a la virgen", dice Gavaldà-, ecos mediterráneos explicitados en temas como Colla o Feliç e incluso un corte de marcado aire country como Boçins de tu. "La cuestión" apunta, "es que ya tenemos definido nuestro lenguaje musical y ahora podemos mostrar con mayor tranquilidad cuáles son nuestros intereses o pasiones. Hemos querido dar un paso adelante y también nos hemos inspirado en Cecilia, el primer Camilo Sesto y en Cánovas, Rodrigo, Adolfo y Guzmán". En este sentido, Agost vendría a ser como una declaración de intenciones de una banda aún no afectada por la arterioesclerosis creativa.

Si el sonido del disco es rico y variado, con alguna canción apenas sin estribillo, arreglos que van de lo complejo a lo sencillo e instrumentación variada con acento acústico, las letras muestran a unas personas "que admitiendo que la deriva de la vida te mueve hacia la insatisfacción y el desengaño, no quieren perder la esperanza y como el protagonista de la canción Pau están dispuestas a comenzar cada nuevo día sin perder el ánimo crítico y beligerante", apunta. Y añade: "Leemos los diarios y sabemos cómo está el mundo, pero no queremos acabar como la persona que centra la letra de Descafeinat".

Molestos con un liberalismo "que nos ha convertido en consumidores compulsivos", descreídos e irritados "ante el hecho de que el rock haya perdido carácter reivindicativo para pasar a ser banda sonora de la publicidad", esperando el veredicto del público sobre este nuevo disco "que sabemos se venderá menos dado el entorno digital que facilita las copias", Lluís Gavaldà hace un mohín cuando aparece el tema de la política, al que da carpetazo con un "a pesar de los evidentes errores que han cometido estoy esperanzado con el Gobierno tripartito, del que espero grandes cosas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0014, 14 de febrero de 2004.

Lo más visto en...

Top 50