Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PRECAMPAÑA ELECTORAL

El Gobierno inaugura las obras de Melonares sólo con cargos del PP

El PSOE pide a la Junta Electoral que aclare si es propaganda colocar "primeras piedras"

El pantano de Melonares irrumpió ayer en campaña como una riada. La presencia del vicepresidente Javier Arenas y la ministra Elvira Rodríguez para colocar su primera piedra desató una polémica sobre el carácter electoralista del acto, al que no acudió ningún cargo público socialista ni tres alcaldes de municipios afectados por la premura con que se organizó. Manuel Díaz, regidor de Castilblanco de los Arroyos, censuró "la improvisación". "Por lo menos a tres alcaldes no nos han tenido respeto democrático", criticó.

La rapidez con que se organizó la colocación de la primera piedra del pantano de Melonares, en Sevilla, en un acto presidido por el vicepresidente Javier Arenas y la ministra de Medio Ambiente, Elvira Rodríguez, dejó fuera a tres alcaldes de municipios afectados, que casi a la misma hora se encontraban a las puertas de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir adonde habían sido citados el lunes para reunirse con el presidente, Manuel Vizcaíno, desplazado en ese momento al lugar donde se desarrollaba el simbólico pistoletazo de salida de las obras.

La Delegación del Gobierno de Andalucía envió ayer copias de los faxes remitidos el martes 3 de febrero a diferentes autoridades, entre ellas los cuatro alcaldes de los municipios afectados por el embalse (Castilblanco de los Arroyos, Cazalla de la Sierra, Almadén de la Plata y El Pedroso), para dejar constancia de que habían sido invitados a la colocación de la primera piedra del embalse, celebrada ayer a las 11.00. Las cuatro localidades están en manos de partidos de distinto signo (PSOE, Nueva Izquierda, PP y PA), pero el único regidor que ayer acudió a la cita fue el representante de Almadén de la Plata, del Partido Popular. El alcalde de Castilblanco de los Arroyos, Manuel Ruiz Lucas (Nueva Izquierda), que no se consideró "invitado", detalló ayer por la tarde que la cita de la Confederación se cerró el lunes pasado "en el despacho del presidente" para conocer el proyecto de las obras de compensación por el pantano.

Ruiz asegura que, hasta las 14.30 del martes 3, permaneció en su despacho sin recibir ninguna invitación sobre el acto de Melonares. Su primera noticia le llegó por la prensa. "Y esta mañana me dicen que la Confederación llamó dos veces, primero para retrasar la cita a las 13.00 y después para anularla hasta el martes", detalla. Ruiz exculpó al presidente de la Confederación Hidrográfica del cambio de planes -"le han hecho la agenda en Madrid", dijo- y cargó las tintas sobre la Delegación del Gobierno en Andalucía. "A los tres alcaldes no nos han tenido el respeto democrático que tiene que haber entre instituciones", dijo.

Inseguridad jurídica

La falta de tiempo fue también uno de los argumentos esgrimidos ayer por la Junta Electoral Andaluza para denegar la petición del PSOE de suspender la colocación de la primera piedra al considerarla que se producía en "plena campaña" electoral, informa Efe. En su resolución, la Junta argumenta la "exigüidad" de la información facilitada por el el PSOE a última hora del martes y la "premura" con la que se tenía que resolver porque "imposibilita la realización de las averiguaciones mínimas pertinentes". Dado que la reunión de la Junta Electoral estaba fijada para las 10.30 y el acto de Melonares debía comenzar a las 11.00, la resolución se difundió cuando éste ya había finalizado. Los socialistas destacaron que su petición se desestimó sólo por "defectos de forma" y solicitaron a la Junta Electoral que aclare si los actos de arranque de obras se considerarán de propaganda electoral o propios de la actividad normal de las administraciones. En un escrito dirigido al organismo, el secretario de organización del PSOE andaluz, Luis Pizarro, sostiene que la "indeterminación jurídica" por la falta de pronunciamientos de Juntas Electorales superiores está provocando una "situación de inseguridad jurídica" para las formaciones.

La Junta Electoral Central amparó en dos acuerdos las inauguraciones de obras o servicios públicos al considerarlos actividades propias de las administraciones, pero "no existe un pronunciamiento definitivo sobre tales actividades de colocación de primera piedra y similares", expone el secretario de Organización del PSOE andaluz en el escrito dirigido ayer a la Junta Electoral andaluza.

En el acto de inauguración de las obras, Javier Arenas combinó el tono institucional con algunas guindas electorales. En relación con lo primero anunció que enviará esta semana sendas cartas al presidente andaluz, Manuel Chaves, y al alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, para reiterarle la disposición del Gobierno a participar en la cofinanciación de las conducciones desde el pantano hasta Sevilla con la aportación de un 33%. El Ejecutivo sostiene que la responsabilidad en esta tarea compete al ayuntameinto y que el auxilio financiero corresponde a la Junta de Andalucía, mientras que la administración autonómica argumenta que el Gobierno se comprometió por escrito ante la Unión Europea a pagar esta infraestructura en octubre de 2000.

Entre las puyas electorales, Arenas, que encabeza la lista del PP por Sevilla al Congreso de los Diputados, acusó a los socialistas de intentar "boicotear" el acto de ayer y dar "un pésimo ejemplo". Después de "lamentar" la ausencia de dirigentes socialistas, indicó que "alguien les ha llamado para decirles que no vengan" a la vista de algunos cargos que habían confirmado su asistencia y que renunciaron a última hora.

"Me parece antidemocrático que un gobernante considere que sólo puede poner la primera piedra él mismo", dijo. Arenas comparó el acto de ayer con la inauguración de un tramo de la autovía Jerez-Los Barrios, realizada por Manuel Chaves hace pocos días y al que acudió la alcaldesa, María José García Pelayo (PP).

"Que terminen las obras"

A estas acusaciones respondió poco después el presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, en Cádiz, informa Fernando Pérez Monguió. "No he dicho nada ni voy a decir nada, aunque las inauguraciones según la Junta Electoral están prohibidas", dijo. Chaves emplazó a Arenas a poner "todas las primeras piedras que quiera". "Pero que termine las obras", espetó. En este sentido, el presidente andaluz recordó que es "la tercera vez que el PP pone la primera piedra" de este pantano en los últimos años.

Las obras del pantano de Melonares, que abastecerá de agua a 1,2 millones de residentes de Sevilla y el área metropolitana, comenzaron este verano, aunque la colocación de la primera piedra se retrasó hasta ayer. El embalse, con capacidad para almacenar 180 hectómetros cúbicos, aportará 34 hectómetros cúbicos al año al suministro hídrico de Sevilla. El presupuesto de las obras asciende a 72,8 millones de euros, de los cuales 23,2 se han destinado a la restauración ecológica.

De hecho, la construcción del pantano ha comenzado una vez concluido todo el trabajo de reparación ambiental de los daños provocados por la presa, que afecta a 300 hectáreas del Parque Natural de la Sierra Norte. Por esta razón, la Unión Europea exigió al Gobierno español que ejecutase obras de compensación para tratar de paliar los daños ocasionados por el proyecto hidráulico. Jaume Matas, en su calidad de ministro de Medio Ambiente, inauguró los trabajos de reparación ambiental en 2002.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de febrero de 2004