Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LAS ELECCIONES DEL 14-M

Los partidos arrancan la precampaña como una reválida de las autonómicas

Piqué dice que "no tiene sentido" votar a CiU porque evita definir sus alianzas

Exhaustos todavía por el esfuerzo de la campaña de las autonómicas y por las interminables negociaciones para formar gobierno, los partidos catalanes abrieron ayer de hecho la precampaña para los comicios del 14 de marzo. Todas las formaciones parlamentarias ratificaron ayer sus programas o sus candidaturas y pusieron a punto sus maquinarias para afrontar unos comicios claves para España y que los partidos catalanes afrontan también como una reválida tras el histórico cambio en la Generalitat después de 23 años de pujolismo.

Todos los partidos acuden a los comicios partiendo de una situación absolutamente nueva para ellos: las izquierdas se presentan por vez primera a unas generales gobernando la Generalitat y reclamando para sí la voz del Gobierno de Cataluña. Convergència i Unió (CiU) pierde así su gran baza electoral y va a las urnas sin el argumento de que un eventual pacto en Madrid supondrá mejoras para la Generalitat. Salvo el PP, todos desean poner fin a la mayoría absoluta para que la reforma estatutaria que abordará el Parlament llegue a buen puerto.

El PP aspira a superar a CiU por vez primera en Cataluña y Esquerra e Iniciativa a aprovechar el impulso de los últimos comicios

Montilla inicia la apelación al voto útil de la izquierda y Duran se sitúa equidistante entre el PP y el PSOE

Los consejos nacionales del PSC y CiU aprueban por unanimidad las candidaturas y los programas electorales

Duran arremete contra Esquerra, y Puigcercós apoya una alianza de izquierdas en Madrid

Joan Herrera, el nuevo candidato de Iniciativa, quiere "llevar el tripartito a las Cortes"

Pero incluso para el PP la contienda será inédita: en esta ocasión, superar a Convergència en Barcelona se presenta, tras los resultados de 2000, casi como una obligación para la dirección regional del PP. Además, tanto los socialistas como el PP están convencidos de que Cataluña puede ser la clave de la contienda.

Unanimidades

Los consejos nacionales del Partit dels Socialistes (PSC) y de Convergència i Unió (CiU) aprobaron definitivamente sus candidaturas electorales y sus respectivos programas. El comité electoral del PP dio el visto bueno a la cabeza de lista por Barcelona, que a última hora recaerá en Dolors Nadal, e Iniciativa per Catalunya Verds-Esquerra Unida i Alternativa (ICV-EUiA) presentó a los integrantes de todas sus listas. Esquerra Republicana (ERC) también convocó al consejo nacional de las juventudes en un clima eminentemente preelectoral.

La campaña no se abrirá formalmente hasta el 27 de febrero, pero para los partidos ésta empezó realmente ayer: todo lo que tenían que aprobar -programas, listas, candidatos- lo fue por unanimidad y avanzaron las líneas maestras de sus respectivas campañas.

Los partidos que integran el Gobierno de la izquierda plural, que aún siguen negociando la reedición de la coalición unitaria de la Entesa para el Senado, buscan la ratificación electoral de su decisión, pero la campaña no será de guante blanco porque todos aspiran a consolidar y agrandar sus respectivos espacios. Hasta el punto de que el primer secretario del PSC y cabeza de lista por Barcelona, José Montilla, ya apeló ayer, al voto útil de la izquierda.

Los socialistas quedaron escamados en las pasadas municipales y autonómicas del fair play exquisito entre la izquierda: sus expertos consideran que se transmitió la sensación de que los tres partidos se entenderían tras las elecciones, por lo que los electores no percibieron que fuera necesario un voto útil al PSC y muchos optaron por los partidos minoritarios. Ayer quedó claro que habrá un giro en este punto y el anuncio de José Luis Rodríguez Zapatero de que sólo gobernará si es el más votado le viene como anillo al dedo al PSC."Cataluña será una de las claves del cambio de gobierno en España", afirmó Montilla ante el consejo nacional de los socialistas. E insistió en que el voto útil para conseguirlo debe ir al PSC. "Cada voto de diferencia entre el PSC y el PP es un voto que aleja a Rajoy de La Moncloa y que abre las puertas a una nueva etapa de progreso a España", afirmó.

La seguridad será una prioridad del discurso de Montilla. Ayer fue el primer asunto que abordó: criticó el aumento de la inseguridad ciudadana y el crecimiento de las empresas de seguridad privada. Aunque el PSC no ve la seguridad como una cuestión estrictamente policial, esta preocupación no es ajena al crecimiento que el PP ha experimentado con un discurso de ley y orden en el cinturón de Barcelona, un bastión de los socialistas.

Montilla responsabilizó de la inseguridad al candidato del PP a la presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy, que durante parte de la pasada legislatura fue ministro de Interior: "El peor ministro de Interior del PP, que es lo mismo que decir el peor ministro de Interior de la historia democrática de España, se compromete a solucionar ahora el problema que él ha ayudado, con determinación, a crear", afirmó Montilla. El PP será, más que CiU, el blanco de las críticas de la campaña socialista.

El PSC aprobó ayer por unanimidad las listas electorales, que ratifican la drástica renovación emprendida por Montilla y la paridad de sexos en los puestos de elección segura. Por Barcelona, en una lista que incluye a tres independientes entre los 10 primeros, la número dos es Carme Chacon. En Tarragona, el cabeza de cartel es Francesc Vallès; en Girona, Montserrat Palma, y en Lleida repite Teresa Cunillera.

La unanimidad también fue total en el consejo nacional de CiU, que ratificó igualmente listas y programa. El cabeza de lista por Barcelona, Josep Antoni Duran, aseguró que CiU será "más exigente" que en el pasado a la hora de aceptar acuerdos en Madrid y subrayó que tanto populares como socialistas deberán convencerles "tema por tema", informa Efe.

- CiU. Tras casi ocho años de alianza con el PP, Convergència se presenta ahora equidistante entre el PSOE y el PP, y quiere ser percibida como el partido genuinamente nacionalista tras el pacto de Esquerra Republicana (ERC) con el PSC e Iniciativa. Para ello cargará especialmente contra Esquerra. Duran acusó a los republicanos de haberse "entregado" al PSC. "No es que Maragall esté atado a ERC, es exactamente al revés", clamó Duran, según el cual Esquerra "no podrá sustituir nunca" lo que CiU representa para Cataluña.

En las listas de CiU cambian dos de los cuatro cabezas de lista: Duran reemplaza a Xavier Trias en Barcelona y Jordi Xuclà a Josep López de Lerma en Girona. Siguen Pere Grau en Lleida y Josep Maldonado en Tarragona. Uno de los pesos pesados del grupo en esta legislatura, Ignasi Guardans, no repite porque previsiblemente encabezará la lista europea. Y Carles Gasòliba, el principal referente de CiU en Europa, se presenta al Senado a petición propia.

- PP. El Partido Popular de Barcelona propuso ayer formalmente a Dolors Nadal como cabeza de lista. La elección fue muy complicada para el líder regional, Josep Piqué, quien le ofreció el puesto a Anna Birulés y pensaba también en Alicia Sánchez-Camacho, un nombre que ni Mariano Rajoy ni la organización de Barcelona veían con buenos ojos. Fiel a la historia del partido, Piqué negó ayer cualquier discrepancia y puso su mejor cara para arropar a Nadal en su primer acto como candidata, un desayuno en Sant Sadurní d'Anoia.

El líder conservador dijo que en los próximos comicios "no tiene sentido" votar a CiU porque no explicita sus preferencias en alianzas y se mostró confiado en que hoy la dirección nacional imponga a su candidato para Lleida, Jordi Montaña, frente al histórico José Ignacio Llorens, quien avaló un motín político que le proponía a él. El PP sólo ha designado a los cabezas de lista, el resto de la candidatura se aprobará la semana que viene. El cabeza de lista por Tarragona será Francesc Ricomà, y por Girona, Jordi de Juan.

- ICV-EUiA. En un clima de optimismo por el crecimiento que le asignan las encuestas, ICV-EUiA presentó a sus candidatos y se comprometió a "llevar el tripartito a Madrid y plantar cara a la derecha". Lo dijo Joan Herrera, quien encabezará la lista por Barcelona. En Tarragona el primer puesto corresponde a Lluís Balart; en Lleida, a Maria Rosa Puig, y en Girona, a Enric Pardo.

- ERC. Por su parte, el cabeza de lista de ERC por Barcelona, Joan Puigcercós, intervino en el consejo nacional de las juventudes de Esquerra. Puigcercós, que aspira a formar grupo propio en el Congreso -se exigen cinco diputados-, hizo un llamamiento a construir una mayoría de izquierdas para acabar con las "políticas regresivas" y afirmó que sólo ERC defiende en Cataluña el concepto de países catalanes. Esquerra presenta a Francesc Canet en Girona, a Jordi Ramon en Lleida y a Josep Andreu en Tarragona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de enero de 2004