Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Benito disputará con Fidalgo por la secretaría general de CC OO

Los dos sectores críticos, contra la reforma del cálculo de pensiones

El dirigente de CC OO Rodolfo Benito ha decidido presentarse como candidato a la secretaría general del sindicato en el congreso del próximo mes de abril, en disputa con el actual líder, José María Fidalgo. El sector de Benito y el otro grupo crítico liderado por Agustín Moreno mantienen asimismo profundas discrepancias estratégicas con la dirección y quieren que el congreso se pronuncie en contra de una futura reforma de pensiones que amplíe el periodo de cálculo a toda la vida laboral.

La reunión del consejo confederal de la central celebrada el pasado jueves ha supuesto el pistoletazo de salida para la pugna entre la dirección y los dos sectores críticos, con la meta colocada en el congreso de abril. El consejo aprobó con un respaldo del 60% los textos de las ponencias que debatirán los 1.001 delegados, y asimismo constató que existen discrepancias respecto a la estrategia futura del sindicato y sobre quién debe liderarla.

Un día después del consejo, Rodolfo Benito anunciaba ayer su intención de disputar la secretaría general a José María Fidalgo, que optará a su reelección en abril. El actual líder de CC OO no quiso valorar el anuncio de Benito, aunque sí afirmó que "es algo legítimo". Fidalgo añadió que el que haya varias candidaturas alternativas "puede ser muy positivo si sirve para enriquecer el debate de ideas", siempre que presente propuestas para la acción sindical, porque, si su única estrategia es lograr la secretaría general, prevé que "igual tiene alguna dificultad".

El grupo de Benito no quiso precisar ayer con qué apoyos cuenta y, al tiempo que hacía pública su candidatura, aseguraba que su propósito es "trabajar por un congreso de síntesis y de integración" entre todas las tendencias en un único proyecto sindical.

Acuerdo a tres

También habló de integración Agustín Moreno, líder del segundo sector de oposición dentro del sindicato. El objetivo de este grupo es llevar la máxima representación al congreso para forzar "un acuerdo a tres" que obligue a mejorar la convivencia, ahora sensiblemente deteriorada en el seno de la organización.

Dentro de la actual dirección, ambos sectores críticos suman un 40% de representación (aún no se han empezado a elegir los delegados del congreso), y comparten un punto importante en relación a las resoluciones que se aprobarán en abril. Quieren que el congreso se pronuncie expresamente en contra de una eventual reforma de las pensiones propugnada por el Gobierno del PP, que defiende ampliar a toda la vida laboral el periodo de cálculo de las futuras prestaciones. Las ponencias de la dirección no se pronuncian a ese respecto.

El texto aprobado por la mayoría del consejo define un programa de acción que busca fomentar un tejido sostenible y de calidad para aumentar la calidad y seguridad del empleo, abordar las nuevas realidades productivas con especial atención a la subcontratación, exigir la responsabilidad social de las empresas y ampliar los sistemas de protección social, con el reto prioritario de impulsar un sistema de cobertura universal para las personas dependientes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de diciembre de 2003