¿Cómo se mantienen ahí arriba?

A aquellos que tienen miedo a volar, probablemente les resulte perturbador que los físicos y los ingenieros aeronáuticos aún debatan apasionadamente sobre la pregunta fundamental: ¿Qué mantiene a los aviones en el aire? Los expertos discrepan notablemente en la física, especialmente cuando se trata de explicárselo a los legos en la materia. "No existe una respuesta válida sencilla", dice John D. Anderson.

La explicación más común es la siguiente: el aire viaja más rápido sobre la superficie más curvada de la parte superior del ala que sobre la parte inferior mucho más plana. Cuanto más rápido se mueve un fluido (como el aire), menor es la presión que ejerce, un fenómeno conocido como principio de Bernoulli (Daniel Bernoulli fue un matemático suizo del siglo XVIII). De este modo, el aire más lento de la superficie inferior del ala ejerce una mayor presión sobre el ala que el aire que se mueve sobre ella a mayor velocidad. Esto produce una fuerza resultante neta hacia arriba denominada sustentación, que equilibra el tirón hacia abajo de la gravedad. Esa explicación, aunque veraz, no explica realmente por qué el aire que fluye sobre el ala se mueve más rápidamente. Y el no saberlo del todo causa una gran confusión.

Jef Raskin, uno de los creadores del ordenador Macintosh, recuerda su discusión con un profesor de ciencias de la escuela secundaria sobre esta explicación. Si la sustentación depende de la forma del ala, ¿cómo es que los aviones pueden volar boca abajo? ¿Y cómo hacen los aviones de papel, que tienen alas perfectamente planas, para volar? Raskin dice que el principio de Bernoulli, la ecuación fundamental que describe la dinámica de fluidos, es perfectamente válida, pero "es simplemente una pésima herramienta didáctica". En su lugar, Raskin y otros encuentran que las leyes del movimiento de Isaac Newton proporcionan una explicación mucho más comprensible. "Un ala no es más que un artilugio para forzar el aire hacia abajo", dice Raskin. Según la tercera ley de Newton (para cada acción hay una reacción igual que se le opone) la fuerza hacia abajo que el ala aplica sobre el aire produce una fuerza hacia arriba del aire sobre el ala, o sustentación. La cantidad de aire desviado hacia abajo depende primordialmente del ángulo del ala, el llamado ángulo de ataque, y no de la forma del ala. (Un avión puede volar boca abajo incrementando el ángulo de ataque para producir una sustentación suficiente).

La simple explicación newtoniana pasa por alto cómo desvía el ala el aire hacia abajo. David F. Anderson explica en pocas palabras, que no detallan la complejidad del proceso: "En realidad es una cantidad formidable de aire que se succiona desde la parte superior. El ala dobla el aire hacia abajo".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS