Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El superviviente del accidente del Ajolí presta declaración

La mayor parte de los vecinos de Bonares (Huelva, 5.300 habitantes) asistieron ayer al entierro de Cristóbal Lao Pavón, de 33 años, y Francisco Díaz Pérez, de 25, hallados el domingo ahogados en El Rocío tras intentar cruzar el puente Ajolí, muy crecido por el temporal.

Eusebio Moro Garrido, de 25 años, el único que logró salvarse de ser arrastrado por la corriente, acompañó a sus dos amigos fallecidos hasta el cementerio, rodeado por sus familiares.

Este joven onubense recibe atención psicológica desde que ocurrió el siniestro y ayer rehusó hacer declaraciones. "Todavía no es conciente de lo que ha ocurrido. Es como si estuviera en el limbo. Aún le queda aceptarlo", afirmó Felipe Martínez, portavoz de la familia de los fallecidos.

Eusebio Moro Garrido prestó ayer declaración ante la Guardia Civil para relatar lo ocurrido. Entre otras cosas, tuvo que explicar por qué conducía fuera de la aldea de El Rocío un vehículo que no estaba autorizado para circular en carretera, según las primeras investigaciones.

El temporal, determinante en este accidente, no dio tregua y las alertas volvieron a activarse ayer. En especial, en Jerez de la Frontera (Cádiz). En la carretera de Los Albarizones se produjo un desprendimiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de diciembre de 2003