Crónica:FÚTBOL | Decimoquinta jornada de LigaCrónica
i

El Sevilla disfruta de la madurez

El equipo de Caparrós remonta un 0-2 con un renacido Podestá como protagonista

Una de las características más envidiadas de los tipos aguerridos es la capacidad de no mover un músculo cuando llegan los revolcones, explosiones o cataclismos en general. El Sevilla que se reinventó en la goleada de Santander es así. Ayer, el Zaragoza, que jugó con uno menos toda la segunda mitad, le metió dos goles sin querer y a los sevillistas les dio de lado. Remontaron con una naturalidad que tienta a pensar que si este equipo tuviera más inventiva en la medular sería temible.

Precisamente, un medio centro del Sevilla, el uruguayo Podestá, fue el protagonista absoluto del partido. Aprovechó dos fallos de marcaje escandalosos y remontó de sendos cabezazos los dos goles de ventaja con los que se había encontrado el Zaragoza. En el minuto 22, una internada inocua por la banda derecha, rebotó en David y se coló a gol. Dos minutos después, el árbitro pitó uno de esos miles de penaltis que hay en todos los partidos -Navarro agarró a Villa cuando esperaba un centro- pero de los que apenas se pitan uno o dos por temporada.

SEVILLA 3 - ZARAGOZA 2

Sevilla: Esteban, Redondo, Javi Navarro, Pablo Alfaro, David; Martí (Ocio, m. 84), Podestá; Navas (Antoñito, m. 46) Baptista, Reyes (Marañón, m. 79); y Darío Silva.

Zaragoza: Lainez (Valbuena, m. 5); Rebosio (Cuartero, m. 35), Álvaro, Milito, David Pirri; Ponzio, Generelo; Galleti (Jesús Muñoz, m. 60), Cani, Savio; y Villa.

Goles: 0-1. M. 22, David, en propia puerta. 0-2. M. 29, Villa, de penalti. 1-2. M. 33, Podestá. 2-2. M. 47. Podestá. 3-2. M. 71. Antoñito.

Árbitro: Megía. Amonestó a Rebosio, Cuartero, Álvaro, Martí, Alfaro, Ponzio, Redondo y Marañón. Expulsó a Generelo (m. 47) y a Podestá (m. 83).

Unos 30.000 espectadores en el Sánchez Pizjuán.

Más información

Pero el trabajo de Podestá fue espectacular. Se entregó hasta tal punto que, renqueante, llegando ya tarde a todos los lances, acabó expulsado. El correcaminos uruguayo libera a Martí para la creación y de eso se beneficia el equipo y sus resultados. El beneficio, sin embargo, está condicionado por las limitaciones del mallorquín. Con otro carburador, las explosiones de Reyes, Baptista y Darío Silva sí que podrían llevar al salto de calidad que se ha autoexigido la directiva del club.

En el Zaragoza destacó en lo negativo el brasileño Savio. Ha pasado de ser el jugador de la mirada triste y el hablar quejoso del Madrid a ser un jugador triste a secas. Su equipo bascula hacia la derecha, en busca de Galletti y del brasileño mete más miedo el nombre estampado en la camiseta que su juego. El Zaragoza no creyó en sí y dilapidó su ventaja. El Sevilla, sin embargo, se adora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 07 de diciembre de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50