Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL

El Valencia destituye a García Pitarch

Los enfrentamientos internos han acabado con el secretario técnico

La comisión ejecutiva del Valencia decidió anoche destituir al secretario técnico del club, Jesús García Pitarch. El despido no se hizo oficial en espera de la reunión de hoy de todo el consejo de administración de la sociedad. La causa principal es la pésima relación personal entre García Pitarch y el consejero delegado de la entidad, Manuel Llorente. Asimismo, Pitarch también ha mantenido un enfrentamiento permanente con el entrenador del primer equipo, Rafa Benítez. La situación, pues, era insostenible. Así que García Pitarch, que se hizo cargo de la secretaría técnica a comienzo de la pasada campaña, sabía desde hace meses que estaba abocado a salir tarde o temprano del club. Sus disputas han sido constantes. Y el último capítulo se produjo la semana pasada, cuando Benítez acusó veladamente a Pitarch de los fichajes que se intentaban hacer en diciembre. En concreto, el del defensa del Juventus Birindelli. "Yo no soy ningún filtrador y quiero limpiar mi imagen. Lo haré a través de una rueda de prensa", respondió en privado el todavía secretario técnico ante las acusaciones. Es más, Pitarch consideraba que el Valencia no podía fichar al zaguero italiano "porque no tiene un duro". Él creía que el único objetivo del supuesto fichaje frustrado, era cargarle a él el mochuelo.

Ex futbolista del Valencia, el Espanyol y el Logroñés, entre otros, y abogado de profesión, García Pitarch se siente un chivo expiatorio desde el pasado verano. Su relación con Llorente se había roto cuando había sido su principal valedor para sustituir a Javier Subirats, que también salió despedido del club por su poco entendimiento con el consejero delegado. Llorente imputaba a Subirats el endeudamiento de la entidad: haber fichado a jugadores demasiado caros. De ahí que le encomendara a Pitarch traer futbolistas baratos a Mestalla. Y éste, que venía de una reconocida gestión al frente de la escuela del Valencia, cumplió el cometido aparentemente el pasado verano con contratos baratos: Jorge López, Canobbio, Oliveira y Sissoko. Los reproches llegaron desde sus enfrentamientos con Benítez, que se quejaba de los refuerzos que le traía. A cambio, Pitarch culpó a Benítez de haber fichado a De los Santos y Salva, dos jugadores carísimos con poco rendimiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de diciembre de 2003