Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 2.000 personas saludan el paso del tren por la nueva vía en Benicàssim

Después de que el ya viejo trazado del ferrocarril haya sido testigo del paso de tres siglos distintos, el primer tren "del futuro" fue recibido ayer en Benicàssim por más de 2.000 personas. En un acto lúdico-festivo, organizado por el Ayuntamiento, los benicenses dieron la bienvenida, en la vía 3, a un convoy del Arco, procedente de Port Bou y Barcelona y con destino a Castellón y Valencia, que fue marcado como el primer tren de viajeros, con parada en la estación de Benicàssim, que entró por el nuevo trazado ferroviario.

Más de una hora antes, los vecinos, muchos de ellos acompañados de niños, comenzaron a llenar los andenes para participar en un acto con ciertos tintes de Bienvenido Mr. Mashall. Globos, banda de música y dolçaina, tabal, gigantes y cabezudos, en una aportación muy autóctona, marcaron, en cualquier caso, una celebración de la que sus participantes se sintieron orgullosos. Mientras unos alababan el progreso, otros se dejaban llevar por la añoranza de las tardes pasadas en la ya antigua estación. "Esto no es una inauguración oficial", alegó el alcalde, el socialista Francesc Colomer, "es una fiesta en un día insustituible".

Colomer hizo referencia a la barrera psicológica y urbanística que, hasta ayer, ha supuesto la vía férrea, con la división del municipio en dos mitades. El alcalde, que mencionó a todos sus predecesores que "han luchado" por que el proyecto de traslado de la vía fuera posible, aseguró que "el antiguo trazado no muere en vano", ya que el Ayuntamiento pretende convertirlo en un bulevar que marcará el "diseño del Benicàssim del futuro".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de noviembre de 2003