Jonathan, un millonario en Tercera

El portero, que le quitó el puesto a Casillas en las selecciones juveniles, cobra más de 420.000 euros en el Valencia C

En 1996 y 1997, Iker Casillas calentaba el banquillo de España sub 16 y sub 17. El titular era Jonathan López Pérez, portero del Valencia. Fue internacional desde la sub 15 a la sub 20, el Chelsea intentó ficharlo y su futuro era prometedor. Tanto que en 2001 el presidente valencianista Pedro Cortés le hizo un gran contrato: 420.000 euros (entonces 70 millones de pesetas) hasta 2007. Hoy, ese portero nacido en Sama de Langreo (Asturias) hace 22 años juega en Tercera, con el Valencia C, tras dos años cedido al Numancia y al Oviedo.

¿Qué le ha pasado? Las dos caras del fútbol y una mala gestión se reflejan con crueldad en la historia de Jonathan. "Es el típico chico al que le salió todo rodado, consiguió un gran contrato y no se cuidó", explica Víctor Manuel García, el preparador de porteros el curso pasado en el Oviedo. "Llegó fuera de forma por su tendencia a engordar. Siempre le decíamos que se cuidara, que a ese paso pesaría 100 kilos con 30 años, pero no estaba del todo motivado. Podía dar más de sí en los entrenamientos", añade García, que recuerda a Jonathan como un chico "muy sincero y cariñoso". El portero, cuyo peso ideal ronda los 81 kilos, según el entrenador, llegó al equipo asturiano con 87. Tan preocupados estaban en el Oviedo por la báscula que le obligaban a pesarse cada día. Si había engordado, multa al canto.

Tapado en el Valencia por Cañizares y Palop, Jonathan ha jugado los dos últimos cursos en Segunda, en el Numancia y el Oviedo. Era el portero más joven de la categoría, pero este verano ningún equipo le quiso pese a que el Valencia pagaba casi toda su ficha. "Ni una oferta. Eso es por algo, no hace falta pensar mucho. Ha de trabajar más", dice Voro, el entrenador del Valencia B. Sin equipo, Jonathan quiso jugar en el filial, pero Voro ya tenía la portería cubierta con Marrama y Raúl Moreno, y el asturiano no estaba en forma. "Jugará cuando esté bien", dice Voro, ex futbolista del Valencua y el Deportivo.

Jonathan acudió a un endocrino para ponerse a dieta y aceptó incorporarse al Valencia C, dirigido por Robert Fernández. "Vino con bastante peso. Su entorno no ha sido el mejor y la gente veterana no le ha cobijado. Lo ha tenido todo muy fácil y muy pronto. No le han dado buenos consejos ni le han dicho las verdades como son, y no lo ha asimilado. En el mundo profesional hay que tomarse las cosas más en serio", explica Robert, ex jugador del Barça y el Valencia.

"Ahora valoro lo que tengo. Para mí es duro jugar en Tercera, pero he decidido bajar para volver a subir. No podía estar con la sopa boba. Quería empezar de cero y sentirme futbolista", dice el propio Jonathan. El meta reconoce sus problemas de peso -"me veía gordo, pero estoy mejor, peso 82,800 kilos"- y afirma que no tiene la culpa de lo que firmó. Incluso le molesta que se hable de lo que gana, "por los compañeros". "Fui al club con la oferta del Chelsea, que pagaba mi clásula de 500 millones de pesetas, y les dije que o me daban lo que quería o me iba", cuenta.

Y se lo dieron. Su ficha es estratosférica para Tercera. Incluso supera a algunas de Primera. El jugador que más gana en el Albacete, Siviero, cobra un 40% menos que él. Los compañeros amateurs de Jonathan en el Valencia C reciben 300 euros al mes, y los juveniles 120. "No podemos cambiar su contrato. Es un grandísmo portero", afirma Pedro Cortés. "Tiene un salario que no es el que debería haber sido. Quizá nos equivocamos", dice otro directivo. Con el Valencia, Jonathan sólo jugó amistosos en pretemporada y la Copa Generalitat. Ahora pocos se acuerdan de él. "Bajar a Tercera le honra; está a tiempo para ser el que era", explica Robert.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 12 de noviembre de 2003.

Lo más visto en...

Top 50