Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El radar no perdona a los campeones

"La lista", explicaba ayer el Times de Londres en primera página, "más parecía el desglose de un historial del Mundial de rallies que lo que realmente era, un listado de conductores multados por exceso de velocidad en Gales. En ella aparecían Colin McRae, Carlos Sainz, Mikko Hirvonen, Tommi Makinen y Richard Burns, entre otros". Se refería el diario británico a las más notorias víctimas del furor antivelocidad que invade a las autoridades de las islas. "Fue uno de los más grandes golpes de la policía de Gales del Sur", ironiza el diario, "pero ayer más parecía un gol en propia puerta". En efecto, según el ex campeón mundial de rallies Colin McRae, él mismo multado con 225 euros, el celo policial en castigar a los pilotos que debían circular a toda velocidad por carreteras abiertas al tráfico para poder presentarse a los tramos cronometrados a tiempo, puede poner en peligro el futuro galés del Rally de Gran Bretaña, la última, y habitualmente decisiva, prueba del Mundial, que genera unos ingresos para la región cercanos a los 25 millones de euros y que podría ser trasladado a otra regiones de la isla. Las multas, hechas públicas ayer, corresponden a la edición de 2002 y afectan a 17 pilotos. Uno de ellos, el belga Freddie Loix, fue capturado siete veces por el mismo radar detector. Le fue retirado el carné durante seis meses y multado con 2.700 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de noviembre de 2003