Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

TCL y Thomson crean el mayor fabricante mundial de televisores

El grupo chino poseerá el 67% de la nueva sociedad fusionada

El grupo francés de electrodomésticos Thomson y la empresa china TCL International Holding anunciaron ayer la fusión de sus unidades de televisión y DVD para crear el primer fabricante mundial de televisores, con una producción de 18 millones de aparatos y unas ventas superiores a los 3.000 millones de euros. TCL, que logra introducirse en los mercados de EE UU y Europa, poseerá el 67% de la nueva sociedad, y los franceses, el resto.

TCL-Thomson Electronics será el primer fabricante del mundo de televisores y de DVD, fruto de la fusión entre el grupo francés Thomson y el chino TCL. La firma francesa se quedará con el 33% del grupo resultante y la entidad china poseerá un 67%, pero con el compromiso de reducir su participación en el plazo de dos años, hasta dejarla en un 40%. El nuevo grupo empleará a unos 20.000 trabajadores.

El nuevo grupo dispondrá de "tres ventajas competitivas", según dijo el grupo francés en una nota: una cuota de mercado "de primer orden"; "marcas fuertes" como Thomson en Europa, RCA en EE UU y TCL en China, "y una plataforma industrial competitiva cerca de cada mercado".

El volumen de negocio de Thomson dependía hace apenas cinco años en un 65% de los televisores y ahora éstos sólo representan un 20%. Por ello, ésta es la culminación de una estrategia de especialización que le lleva a convertirse en una sociedad centrada sobre todo en la venta, los servicios y el contacto con los clientes. Es decir, sectores que necesitan de poco personal y aportan mucho valor añadido. Para TCL es la oportunidad, no sólo de desbancar a sus competidoras chinas Konka y Changchong, sino de afianzarse en Estados Unidos y en Europa, donde apenas está presente.

El grupo resultante de la fusión será capaz de producir 18 millones de televisores al año y cuatro millones de lectores DVD, con una facturación de más 3.000 millones de euros.

Las plantas de Thomson en EE UU -en Indiana y Ohio- estaban condenadas desde el momento mismo en que China se adhirió a la Organización Mundial de Comercio. Las fábricas en México, Polonia y Tailandia pasarán a formar parte del nuevo consorcio, TCL-Thomson Electronics, de la misma manera que las plantas de TCL en China, Vietnam y Alemania, esta última adquirida gracias a la compra de la marca Schneider. Los franceses sólo guardan bajo estricto control nacional la planta de Angers (1.180 empleados), en el oeste de Francia, en la que está previsto fabricar retroproyectores y pantallas planas de plasma, al tiempo que ocuparse de la gestión de patentes, que en 2003 contribuyó en un 130% a los beneficios de la sociedad durante el primer semestre.

En 1995, el Gobierno conservador de Alain Juppé quiso proceder a la venta, por un franco simbólico, de la sociedad Thomson, considerando que era imposible hacerla rentable. El Gobierno del socialista Lionel Jospin pudo proceder a su privatización parcial, ya que un 20% del grupo sigue en manos del Estado.

Mano de obra barata

Para Thomson se trata de consolidar su situación de proveedor de soluciones para la industria del cine y los canales de televisión. Y entre sus clientes figurará TCL-Thomson Electronics, que muy pronto dejará de fabricar televisores y DVD de gama media para producirlos de gama alta pero a precio módico. Para Thomson la apuesta consiste en seguir siendo imprescindible y no convertirse, a medio plazo, en un simple accionista y en un nombre sin otra actividad que la financiera.

Ninguna de las compañías precisó si habrá reducción de plantilla o si se optará incluso por cerrar algunas de las plantas aportadas al matrimonio industrial. Entre los sindicatos la inquietud es manifiesta. De momento, la acción Thomson, tras conocer ayer un momento de euforia con una cotización al alza de más de un 4%, se cerró con una progresión mucho más modesta, de tan sólo un 0,5%, alrededor de los 18 euros.

La nueva empresa TCL-Thomson Electronics unirá la potencia y la mano de obra barata de la empresa asiática con el nombre y la calidad de la europea. Thomson es el primer vendedor de televisores en Estados Unidos, con su marca RCA. El acuerdo permitirá a TCL, según algunos analistas, evitar las acusaciones de dumping de que ha sido objeto en Estados Unidos y Europa.

Según los términos del acuerdo, el grupo francés aportará todas sus fábricas y negocios en México, Polonia y Tailandia, así como su actividad de reproductores de DVD y sus centros de investigación, con 9.000 empleados. Un total de 1.250 millones de su facturación irán a la empresa común. "Esta alianza cumple nuestro objetivo de ser uno de los cinco mayores actores en el sector de los dispositivos multimedia del mundo, para competir con nuestros rivales internacionales", dijo Li Dongsheng, presidente de TCL y futuro presidente de la empresa mixta.

La empresa resultante de la fusión desplazará del liderato como fabricante de televisores al gigante surgido de la sociedad conjunta que mantienen la holandesa Philips y la japonesa Sony.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de noviembre de 2003