Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Alfredo Leal, "el príncipe del toreo" mexicano

La tauromaquia mexicana está de luto. Anteayer, jueves, falleció a la edad de 73 años Alfredo Leal Kuri a consecuencia de un infarto. Por su peculiar estilo mayestático de torear se le conocía como "el príncipe del toreo". Erguido como una estatua lanceaba, con una suavidad asombrosa, sus pases siempre los trazó con gran señorío y pureza. Fue uno de los mejores intérpretes del péndulo (cambiado por la espalda) y un estoqueador formidable.

El 11 de julio de 1948 hizo su debú como novillero en la Monumental Plaza México al lado de Tacho Campos y Alfonso Pedrosa, con novillos de Jesús Cabrera, y recibió la alternativa el 16 de noviembre de 1952 de manos del ciclón mexicano Carlos Arruza, en presencia de José María Martorell, con el toro Copantes de La Laguna.

Al año siguiente se fue a España y, para darse a conocer, renunció a la alternativa y debutó como novillero en Las Ventas el 16 de agosto. Tuvo una actuación triunfal y la empresa lo repitió al domingo siguiente, cortando una oreja. Tales fueron sus éxitos que el 18 de abril de 1954 Cayetano Ordóñez hijo lo doctoró nuevamente en la Real Maestranza de Sevilla, al cederle el toro Dadivoso de Prieto de Cal, atestiguando la ceremonia Manuel Carmona. Fue una tarde muy exitosa y a la semana siguiente (25 de abril) el mismo padrino le confirmó la alternativa en Las Ventas, en presencia de Jerónimo Pimentel. En su periplo por plazas españoles sumó 60 corridas. Y en 1963, en San Isidro, actuó tres fechas, y en 1968 hizo el paseo dos tardes en la Maestranza de Sevilla y una de ellas fue un mano a mano con Curro Romero. Además, alternó entre otros diestros con Manuel Benítez, El Cordobés, y Palomo Linares.

Entre sus mejores faenas en México se recuerda la del 21 de enero de 1962 en la plaza Toreo de Cuatro Caminos realizada al toro Tejón, de Mariano Ramírez, al que le cortó las orejas y el rabo.

Fue elegante en su persona, pues además de sus éxitos artísticos como torero, tambien los tuvo como actor de cine, televisión y cantante. Entre sus películas está Tiempo de morir, cuyo guión fue del colombiano Gabriel García Márquez y diálogos del mexicano Carlos Fuentes; participó además en Cuando tejen las arañas, La fuerza del odio, Hermanos de sangre y Acapulco 122-22. En sus actuaciones en telenovela destacan, entre otras, La maléfica, El pecado del amor, Extraños caminos del amor y La indomable.

En 1997-98 fue presidente de la Asociación de Matadores, Novilleros y Rejoneadores Mexicanos. Estuvo casado con la famosa cantante sinaloense Lola Beltrán, ya fallecida.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de octubre de 2003