Laporta invita a Artur Mas al encuentro de peñas del Barça

El 'conseller en cap' defiende el giro catalanista del presidente del club deportivo

Joan Laporta le ha hecho un gran favor a Artur Mas. El candidato de Convergència i Unió (CiU) a la presidencia de la Generalitat acudió ayer al encuentro mundial de peñas del Barça, celebrado en Granollers, para respaldar el giro nacionalista que Joan Laporta ha impreso al club desde que asumió la presidencia en el pasado mes de junio. Los gestos y las palabras evidenciaron el alto grado de complicidad y coincidencia de proyecto. Frente a las críticas del PP y del RCD Espanyol a Laporta, el conseller en cap defendió el "catalanismo integrador" del presidente del club.

La situación vivida durante la ofrenda floral en el monumento a Rafael Casanova, el pasado jueves en la Diada de l'Onze de Setembre, ha generado una polémica que excede el ámbito meramente político. Mientras los directivos del RCD Espanyol recibían toda clase de insultos y abucheos, los del Barça eran vitoreados.

Las últimas declaraciones de Joan Laporta no son ajenas a este conflicto. El presidente del club -apoyado en su campaña por destacados militantes del sector soberanista de Convergència Democràtica- se ha prodigado en declaraciones de índole nacionalista. En la Universitat Catalana d'Estiu señaló que uno de sus objetivos era "recuperar el catalanismo del Barça" y confesó que se identificaba con los partidos políticos que rechazan "las agresiones contra Cataluña". Y en la Diada declaró: "El nuestro es un proyecto catalanista, muy claro respecto a los sentimientos y a la defensa de los derechos nacionales de nuestro país".

Las palabras de Laporta no gustaron ni al Espanyol ni al Partido Popular. Joan Collet, portavoz del Espanyol, comparó a los que proferían los abucheos con seguidores del partido nazi y cuestionó el giro catalanista de Laporta. "Este giro catalanista no lo entiendo porque o eres catalán o no lo eres. No veo bien que digan que sólo el Barça representa a Cataluña. Los directivos del Barça deben ir con mucho cuidado porque cuando hacen declaraciones pueden ofender al resto de clubes catalanes", afirmó Collet.

El secretario general del PP catalán, Rafael Luna, abundaba en las críticas y se mostró decepcionado con Laporta, al tiempo que le advirtió de que si politizaba el club podía herir sensibilidades. "Evidentemente es un club catalán y, por tanto, ha de tener el estilo catalán, pero Laporta tiene que dejar para los políticos nuestro trabajo, que para eso estamos", añadió.

En medio de la polémica, se celebró ayer en Granollers (Vallès Oriental) el 27º encuentro mundial de peñas del Barça, acto en el que se congregaron más de 2.000 personas en representación de unas 200 peñas barcelonistas. cuyo comité de honor preside Jordi Pujol. Pero el presidente catalán no acudió al acto y delegó su representación, en plena precampaña electoral de las autonómicas, en Artur Mas, su delfín.

Apoyo al club

¿Quién invitó a Artur Mas al acto? La peña de Granollers invitó a Pujol, según informó el presidente de esta entidad, y el Departamento de Presidencia dijo que Mas recibió una llamada telefónica desde la propia junta del Barça.

Fue una visita oficial -así figuraba en la agenda de la propia Generalitat- que Mas consideró particular. Así lo expresó a su llegada al encuentro -acompañado del secretario general de Deportes, Josep Maldonado- al afirmar que acudió como aficionado y socio culé.

Las muestras de afecto y complicidad entre Laporta y Mas fueron evidentes. La coindiencia de proyectos la confesó el propio candidato de CiU: "Es bueno que desde la junta directiva haya una actitud y una política catalanista, pero esto no debe dar miedo a nadie porque, por definición, el catalanismo es integrador y siempre busca la convivencia y el respeto hacia todos".

Similares palabras utilizó el presidente del club en su alocución. Laporta afirmó que "nadie por ser barcelonista debe renunciar a sus orígenes" y apeló al "catalanismo integrador" que él promueve dentro del club.

Las muestras de apoyo por parte de Mas no se limitaron al ámbito político. El candidato nacionalista respaldó a Laporta en su objetivo de borrar cualquier tipo de violencia en el campo. "Una política catalanista es por definición excluyente con los radicales, con toda la gente que practica la violencia como método. El catalanismo y la violencia están reñidos", enfatizó Mas, quien pidió que esta polémica en torno al catalanismo del Barça no perturbe el proceso electoral de las autonómicas en Cataluña.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción