Entrevista:FERNANDO GUILLÉN | Actor

"Vivimos uno de los momentos más difíciles y negativos del cine español"

Fernando Guillén (Barcelona, 1931) abandonó el Derecho para dedicarse al teatro. Un día perdido (1953) supuso su debú cinematográfico, y desde entonces ha participado en títulos tan diversos como Átame, Mujeres al borde de un ataque de nervios, Tirano Banderas...

Pregunta. Patriarca de una familia de artistas, ¿es ése el papel más difícil que le ha asignado la vida?

Respuesta. Nunca lo he visto como un papel de especiales dificultades. Siempre fue para mí motivo de satisfacción, orgullo y alegría.

P. Lo mismo le va hacer de galán que de villano.

R. Todos los actores estamos en la obligación de serlo, y además es mucho más divertido. Creo que es más complejo hacer lo que en argot llamamos papeles genéricos o antagonistas que protagonistas.

P. ¿Quién tiene la varita mágica en España para salvar el cine y el teatro?

R. Ésa es una cuestión de Estado, aunque la expresión suene muy enfática. Lo ideal sería tener nuestra escena organizada como la tienen en Francia, pero para eso hay que empezar educando a los espectadores, deshacerse de las servidumbres que imponen las productoras americanas... Por otra parte, vivimos uno de los momentos más difíciles y negativos del cine español, hay demasiado afán de notoriedad y falta de memoria histórica, los grandes clásicos son desconocidos para muchos...

P. Con medio centenar de filmes a la espalda, ¿aún no ha rodado en Andalucía?

R. Se rodaron unos exteriores para El caso Almería, pero recuerdo que Agustín González y yo no nos movimos de Alcalá de Henares. Los amigos que han rodado aquí, por un motivo u otro, nunca me han llamado, pero es algo que me encantaría. Es una tierra a la que me siento muy vinculado, la quiero mucho.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 07 de septiembre de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50