Reportaje:REPORTAJE

Repliegue islamista en Marruecos

Los islamistas del Partido de la Justicia y del Desarrollo (PJD) obtuvieron el año pasado su mayor éxito, en las elecciones legislativas de septiembre, en Tánger. En la ciudad del Estrecho conquistaron la mitad de los seis escaños de diputados. Un año después no presentan, sin embargo, aquí candidatos a las elecciones municipales del próximo viernes.

Tánger no es una excepción. El PJD tampoco concurrirá en otras grandes urbes, como Agadir, y en varias ciudades que podrían estar a su alcance, como Casablanca o Fez, sólo presenta candidaturas en algunos de sus barrios. En total, sólo unos 4.000 islamistas, cuatro veces menos que los socialistas o los nacionalistas del Istiqlal, aspiran a ocupar concejalías en Marruecos.

Sólo unos 4.000 islamistas, cuatro veces menos que los socialistas o los nacionalistas del Istiqlal, aspiran a ocupar concejalías en Marruecos en las elecciones del próximo viernes
Más información

Hace un año, en las legislativas, el PJD triplicó sus escaños. Las municipales que se celebrarán dentro de cinco días deberían haberle permitido ampliar esa victoria y aupar a alcaldes islamistas al frente de varias ciudades que, hasta hace unos meses, decían querer convertir en escaparates de su gestión. Han renunciado a ello. ¿Por qué?

El casi pavor a una oleada islamista incitó, primero, a retrasar las municipales previstas para junio. Ismael Alauí, el líder de los ex comunistas marroquíes, fue el primero en pedirlo en vísperas de la guerra de Irak, cuando el clima político no era lo suficientemente sereno para celebrar la consulta. Dijo en voz alta lo que otros partidos pensaban. A regañadientes, los islamistas aceptaron el aplazamiento decidido por el primer ministro, Driss Jettu.

Después, el 16 de mayo, una oleada de atentados sacudió Casablanca, con un saldo de 45 muertos. Los partidos tradicionales, empezando por los socialistas, y su prensa acusaron al PJD de haber creado el sustrato en el que echaron raíces los kamikazes culpables de la sangrienta tragedia. Algunos llegaron a apostar por su ilegalización.

El PJD, única formación islamista legal, condenó entonces sin paliativos el terrorismo. En los meses posteriores a su triunfo electoral, sus dirigentes y órganos de prensa habían cometido, sin embargo, múltiples excesos verbales abogando, por ejemplo, por el cierre de los centros culturales extranjeros, exigiendo la prohibición de ciertas películas y denunciando a tiendas y garitos que vendían alcohol, alguno de los cuales fue saqueado.

Piel de cordero

La sangre derramada en Casablanca por otros islamistas, infinitamente más radicales, y las críticas unánimes de sus adversarios obligaron al PJD a adoptar un perfil bajo. Desde hace tres meses, el primer partido de oposición se reviste de una blanca piel de cordero. Su consejo nacional publicó en julio un comunicado afirmando que "los judíos marroquíes son ciudadanos de pleno derecho". Su primer mitin electoral, a finales de agosto en Rabat, estuvo dedicado a reivindicar la "marroquinidad" del Sáhara.

Queda por aclarar si este haraquiri de las candidaturas islamistas ha sido decidido motu proprio u obedece, en parte, a presiones de las autoridades deseosas de dar de Marruecos una imagen de normalidad. Abdelilá Benkiran, otro dirigente del PJD, reconoció públicamente que la dirección islamista se había entrevistado, a principios del verano, con la cúpula de Interior.

La contención electoral ha provocado cierto desasosiego en las filas del partido. Dos dirigentes locales de Casablanca dimitieron para poder concurrir a las municipales como independientes en circunscripciones en las que no había candidaturas del PJD. "No sé hasta cuándo los jóvenes militantes van a aceptar una estrategia que consideran de claudicación", se pregunta un profesor conocedor de los ambientes islamistas.

Manifestación de mujeres islamistas en Casablanca, en marzo de 2000.
Manifestación de mujeres islamistas en Casablanca, en marzo de 2000.REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción