Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL | Se cierra el mercado de fichajes

Makelele aprieta hasta el final

El francés firmó a última hora con el Chelsea y Morientes, con el Mónaco

Makelele mantuvo en vilo al Madrid y al Chelsea, tensando la cuerda hasta casi la medianoche de ayer, por sus pretensión de cobrar un porcentaje del precio de su fichaje. El conjunto blanco esperó hasta la medianoche a que el centrocampista francés firmara la documentación para formalizar el traspaso. La causa de su negativa radicaba en los 3,6 millones de euros que el jugador exigía al club blanco. La entidad de Chamartín se negó a desembolsar esta cantidad, un 15% de los 24 millones de euros en los que se cifró finalmente la venta del futbolista. El Madrid argumentó para su negativa a desembolsar esa cifra que el convenio al que aludía Makelele "sólo es de vigencia entre clubes españoles". "El representante quiere sacar más dinero, sin más", apuntó Jorge Valdano, director general deportivo del Madrid. En cualquier caso, según el propio Valdano quien debería haber abonado esa cantidad era la "parte compradora". Finalmente, Makelele renunció a sus pretensiones.

El centrocampista intentó que el Madrid le pagara el 15% de los 24 millones del traspaso

MÁS INFORMACIÓN

"El Real Madrid no quiere pagar los porcentajes y Makelele cree que le han faltado al respeto", declaró airado durante la tarde el agente del jugador, Marc Roger.

El club blanco respondió a estas exigencias con la advertencia de inscribir en la Liga al internacional francés. "Makelele está vendido y sólo falta que firme la documentación. Si no le inscribiremos", dijo Valdano. Mientras tanto, el centrocampista, de 31 años, siempre según su representante, amenazó con la posibilidad de retirarse en caso de que no se le pagase lo que exigía, cantidad a la que posteriormente renunció. Sin embargo, Roger insistió en que el Madrid adeuda todavía al centrocampista parte de las primas y del salario de la temporada pasada.

Fernando Morientes, sin embargo, no sufrió imprevistos de última hora y ayer, tras la disputa del encuentro entre el Mónaco y el Metz, fue presentado como nuevo delantero del club monegasco. El futbolista viajó a Montecarlo tras jugar el pasado sábado frente al Betis sus últimos minutos con el Madrid esta temporada y negoció directamente con el club las condiciones de su cesión, que no incluye una opción de compra, según informó a este periódico Ginés Carvajal, su representante. "Las condiciones deportivas son muy buenas para él porque el Monaco -en el grupo del Deportivo- juega la Champions League esta temporada", agregó Carvajal. Tras la cesión del delantero, Ronaldo cambiará su número, el 11, por el 9 que deja vacante el manchego. Y, a su vez, Portillo heredará el dorsal del brasileño.

Con la cesión de Morientes, el Madrid se ha desprendido durante la pretemporada de un total de 12 futbolistas, a la espera de la resolución del caso Makelele. McManaman (Manchester City), Munitis (Deportivo), Rodrigo (Atlético), Flavio (Borussia Dortmund), Aganzo y Congo (Levante), Tote (Betis), Geremi (Chelsea), Celades (Girondins), Hierro (Al-Rayyan, de Qatar) y Julio Álvarez y Luis García (Murcia). Hasta la fecha, el flujo de bajas lo ha compensado el Madrid con la incorporación de Beckham, y sin ningún central, con lo que ratifica más que nunca si idea de zidanes y pavones.

Respecto al central, Valdano descartó la llegada del zaguero del Valencia Ayala. "Está descartado", aseguró el directivo, que insistió: "La operación es inviable". La operación, tras un primera oferta del Madrid de 9 millones de euros por el central, llevaba personalmente por Florentino Pérez y Jaime Ortí, respectivamente presidentes del Madrid y el Valencia, consistía en un trueque entre el defensor argentino y el delantero del Mallorca Eto'o. El Madrid posee el 50% de los derechos del camerunés, cuyo pase está valorado en 20 millones de euros. Pero el Valencia exigía el 100% de los derechos del delantero y el Madrid se negó. Su última oferta llegó a 14 millones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de septiembre de 2003