Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL ESCÁNDALO DE LA COMUNIDAD DE MADRID

Los letrados de la Asamblea consideran que Tamayo debe ser excluido de Caja Madrid

El PP aún no ha decidido si permitirá que el tránsfuga tenga un consejero en la institución

Los letrados de la Asamblea de Madrid creen que el Grupo Mixto, integrado por los traidores Tamayo y Sáez, no debe tener la facultad de nombrar un representante a la Asamblea General de Caja Madrid. No obstante, los expertos señalan en su dictamen que la "materia es de naturaleza interpretativa", por lo que queda en manos del PP seguir su consejo y evitar que los tránsfugas tengan representación en la entidad financiera. El PP aún no ha tomado una decisión al respecto, pero su portavoz adjunto en la Asamblea, Luis Eduardo Cortés, aseguró que "si se puede evitar, lo evitaremos".

Según el informe de los letrados, el Grupo Mixto, formado por los tránsfugas Tamayo y Sáez, no tiene derecho a un representante en la Asamblea General de Caja Madrid. De acuerdo con las normas de la entidad, todos los partidos tienen derecho a elegir al menos uno de los 40 consejeros generales de los 320 con los que cuenta la asamblea de la entidad bancaria, "órgano de superior jerarquía" de la entidad, según la Ley de Órganos de Gobierno de las Cajas de Ahorro de la Comunidad Autónoma de Madrid (LOGCAM).

Los letrados advierten en el escrito, solicitado por la Mesa de la Diputación Permanente de la Cámara, que "la cuestión objeto del informe es de naturaleza interpretativa [por lo que] resulta ajustada a derecho más de una solución". En consecuencia, queda en manos del PP, que con el Grupo Mixto tiene mayoría en todos los órganos decisorios de la Asamblea de Madrid decidir si se hace caso al consejo de los expertos.

El dictamen se basa en la "doctrina más reciente del Tribunal Constitucional", en concreto en un auto del 30 de junio de 2003 a propósito de una decisión tomada por la Mesa del Parlamento andaluz el 6 de septiembre de 2001 sobre un caso similar. El dictamen concluye que "puesto que la ley sólo prevé representación para los grupos políticos, las referencias del Reglamento a los grupos parlamentarios únicamente tendrían eficacia en la medida en que los grupos parlamentarios se correspondan con grupos políticos que hubieran concurrido a las últimas elecciones". Éste no es el caso del Grupo Mixto, formado por los dos diputados tránsfugas.

Los consejeros de la Asamblea General de Caja Madrid, elegidos por un periodo de hasta seis años, cobran dietas por cada reunión a la que asisten. Se celebran dos o tres anuales y la remuneración total supone unos 2.700 euros. La Asamblea General de Caja Madrid tiene, entre otras funciones, las de nombrar vocales del Consejo de Administración y los miembros de la Comisión de Control.

De hacerle caso a este informe jurídico, el PP impediría que los tránsfugas tengan representación en la entidad bancaria, pero este dictamen no soluciona el resto de problemas que denuncia el PSOE, que ha pedido hasta en tres ocasiones que se reforme el Reglamento de la Asamblea de Madrid para evitar que Tamayo y Sáez puedan tener todos los privilegios de los grupos parlamentarios, como subvenciones, presencia en órganos de gobierno de Telemadrid y en el Consejo Territorial de RTVE, además de presencia en la Diputación Permanente y todas las comisiones legislativas. El PP dice estar dispuesto a cambiar el reglamento, pero hasta ahora se ha opuesto, alegando que debe hacerse "sin prisa".

El coordinador de Participación y Acción Sectorial del PP, Eugenio Nasarre, manifestó ayer que existe "voluntad efectiva del PP de hacer cuantas modificaciones sean necesarias" para evitar "casos de este tipo", pero "en la próxima legislatura".

La secretaria de Educación, Cultura y Deporte de la Ejecutiva Federal del PSOE, Carme Chacón, aseguró que esta negativa del PP constata una coalición de "privilegios" entre los tránsfugas y el PP que no sólo viola el pacto antitransfuguismo sino que ha dejado de ser "intolerable" para convertirse en "sospechosa y cómplice".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de agosto de 2003