La ola de calor se cobra otras dos víctimas en Granada y Sevilla

Un hombre de 36 años falleció en la tarde del pasado viernes en Granada a causa, presuntamente, de la ola de calor que asola Andalucía y Extremadura. Los médicos que lo atendieron explicaron que el hombre, cuya identidad ayer no había transcendido, ingresó en el hospital Virgen de las Nieves en torno a las 15.00 horas en estado de coma y con una temperatura corporal de 43 grados. Falleció cinco horas después. Otro hombre, de 62 años, murió a las 14.20 de ayer en el hospital Virgen Macarena de Sevilla, donde ingresó una hora antes también con síntomas de un golpe de calor.

Los médicos de Granada y Sevilla anunciaron ayer que esperarán hasta que se realicen las autopsias para poder confirmar oficialmente las causas de los dos fallecimientos.

Más información

La víctima de Granada, después de ingresar en el servicio de Urgencias, fue trasladado la Unidad de Cuidados Intensivos, donde el personal sanitario trató durante varias horas de rebajarle la temperatura corporal. Pese a todos los intentos de reanimación y la juventud del paciente, éste falleció.

De confirmarse que las muertes las provocaron las altas temperaturas, ya serían cuatro las víctimas mortales por la ola de calor en Andalucía, tras los fallecimientos, registrados también el viernes, de dos personas más, una en Córdoba y otra en Sevilla.

Las altas temperaturas han provocado un incremento de ingresos hospitalarios en Huelva, Sevilla y Córdoba, según confirmó ayer el servicio de urgencias de la Junta de Andalucía.

Consejos

Enrique Pérez, jefe médico de guardia del hospital Virgen del Rocío de Sevilla, explicó ayer que la mejor manera de combatir los efectos del calor es asegurarse una abundante hidratación -con la ingestión de líquidos, frutas y verduras- y eludir el sol y la actividad física en las horas de más calor. Los enfermos con problemas respiratorios crónicos, además, deben evitar los flujos de aire caliente. Los sectores de población con los que hay que tener un especial cuidado son los ancianos y niños, que pueden deshidratarse fácilmente. Los síntomas más frecuentes del golpe de calor son dolores de cabeza, mareos, confusión, hipotensión y fiebre.

Las altas temperaturas han convertido a la capital andaluza en una de las ciudades más calurosas de España, con una máxima 45,2 grados, registrada el viernes. Pero no es Sevilla la única zona afectada. El Centro de Atención de Urgencias y Emergencias 112 de Extremadura mantuvo ayer la situación de alerta, activada el viernes, al registrarse temperaturas cercanas a los 45 grados en Badajoz.

La situación no va a cambiar en las próximas horas. El Instituto Nacional de Meteorología prevé para hoy temperaturas muy altas en toda la Península y máximas en torno de los 40 grados en Andalucía y Extremadura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 02 de agosto de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50