Reportaje:

Ronaldinho, presentado; Riquelme, despedido

El Barça, con exceso de extranjeros, cederá o traspasará al jugador argentino

El multitudinario acto de presentación del brasileño Ronaldinho Gaúcho como nuevo jugador del Barcelona para las cinco próximas temporadas se produjo en paralelo al anuncio de la salida del argentino Román Riquelme, el fichaje estrella de la pasada temporada. "Hemos decidido que Riquelme sea el jugador extracomunitario que quede fuera del equipo", señaló el secretario técnico del club azulgrana, Txiki Begiristain. La llegada de Ronaldinho al Barça creó un problema para la dirección deportiva de la entidad. La plantilla cuenta con cinco futbolistas extracomunitarios (Ronaldinho, Rustu, Márquez, Saviola y Riquelme), cuando la normativa federativa sólo permite inscribir a cuatro y alinear a máximo de tres.

La salida de Riquelme tomó enteros desde la llegada de Ronaldinho a Barcelona. El argentino no entraba en los planes del técnico Frank Rijkaard y todo estaba supeditado a la llegada del crack mediático que la junta del presidente Joan Laporta se comprometió en la campaña electoral. Y ayer, durante la presentación de Ronaldinho, el club confirmó la noticia de prescindir de Riquelme. "Hemos hablado con él", dijo Begiristain. "Y ahora sólo esperamos la mejor salida para el jugador. La cesión puede ser la solución". De todos modos, el secretario técnico no descartó un traspaso.

Riquelme fue el fichaje estrella de la pasada temporada, procedente de Boca Juniors. Llegó de la mano del ex presidente Joan Gaspart y tiene contrato hasta 2005. No cumplió las expectativas ni con el técnico Louis Van Gaal ni luego con Radomir Antic. El dorsal número 10 de Riquelme, su número predilecto en Boca Juniors, el mismo que llevó Maradona y que en el Barcelona heredó directamente de Rivaldo, pasará a ser propiedad a Ronaldinho, el crack mediático, como gusta llamarle el presidente del club Joan Laporta. Así fue presentado el brasileño en el acto que se celebró en el auditorio situado junto al Camp Nou.

El número 10

"Tengo el gusto de presentarles a Ronaldo Assis de Moreira, conocido como Ronaldinho, campeón del mundo con Brasil", anunció Laporta, mientras sostenía la camiseta azulgrana con el nombre de Ronaldinho grabado en la espalda y el número 10. Mientras daba inicio el acto, que fue retransmitido en directo por TV-3, la tienda azulgrana, siutada un piso más abajo, cerraba sus puertas satisfechas por el éxito comercial que tuvo la camiseta de Ronaldinho en su primer día a la venta.

Laporta lanzó un mensaje similar al que de su campaña electoral. "Ronaldinho, con sus 23 años, destinará sus mejores años como futbolista al Barça", dijo el presidente. "Y en eso, tiene similitud con la junta que presido". El presidente agradeció la comprensión del presidente del Paris Sanit Germain, Francis Graille, presente en el acto, que facilitó el traspaso del jugador al Camp Nou. Una operación que se cerró con el desembolso del Barça de 30 millones de euros al PSG, aunque Laporta precisó que eran "25, más dos, más tres", en función de los éxitos que consiga el jugador en el Barça, mientras que Graille había asegurado dos días antes que la cifra era de 27 millones y la posibilidad de tres más.

La apoteosis final llegó cuando Ronaldinho se vistió de corto y fue aclamado por los cerca de 20.000 personas que se congregaron en el estadio para recibir al nuevo ídolo azulgrana. Hoy, el mediapunta de 23 años, efectuará su primer entrenamiento con sus nuevos compañeros y a continuación emprenderá viaje a Brasil para resolver unos asuntos personales. Desde allí se incorporará directamente en Estados Unidos a la expedición del Barcelona que el próximo viernes iniciauna gira.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0021, 21 de julio de 2003.