Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:TROTAMUNDOS | MIGUEL ÁNGEL SOLÁ | EL VIAJERO HABITUAL

Geografía femenina

Un relato de viajes puede ser una sucesión de aconteceres o poesía en prosa. De los primeros hay legión. He aquí un fragmento de los otros. La hondura del relato de este actor argentino, que representa en Madrid la obra Hoy: El diario de Adán y Eva, de Mark Twain, empuja a recorrer alguna geografía humana.

Arranque su diario de viajero.

He viajado muchísimo. En coche, en tren, en barco, en autobús, en avión...

El cómo y el cuánto. ¿Pasamos al qué?

He conocido. He escrito diarios de viajero repletos de poesías. Solo, acompañado, en busca de..., huyendo de... Haciendo teatro. Representando al cine argentino y, últimamente, al español. América del Sur, del Centro, del Norte. Europa. Asia. Capitales maravillosas. Campiñas abundantes. Desiertos mágicos, revalorizadores de la vida. He cruzado a lomo de mula la cordillera de los Andes, tratando de imitar el derrotero de un insigne libertador. He llegado hasta el límite del mundo en colores, Ushuaia, puerta al Ártico.

Siga...

Vi estallar y fragmentarse el Perito Moreno, glaciar único que desaparecerá por la mala uva de los países industrializados que, en nombre del progreso, asesinan la compleja sencillez para brindarnos la peor de las hipócritas comodidades. He cruzado océanos siendo parte del pasaje. Y nadado en aguas abiertas de ríos temibles como el Paraná, o el de la Plata. He caminado a todo lo largo el Valle del Río Negro, y conocido a sus granjeros (chacareros, en argentino), y pernoctado en sus humildes y generosas casas. Me he insolado en las maravillosas playas de Brasil, y, entre mangos, mamones, guayabas y caipirinhas, disfrutado de la belleza estética y humana de sus pueblitos de pescadores.

Habla en pretérito, como si hubiera puesto fin a su andadura.

Caminé mucho. Vi más. Hasta que me enamoré. A partir de ese momento, mi única obsesión geográfica es esa mujer.

Llegó a puerto y echó amarras.

No hay en mis diarios de viajero palabra más definitiva que Blanca. Ni aventura más rotunda. Mi viaje es mi mujer. Espero no incentivar a nadie en este recorrido. No es simple turismo. Es jugarse la vida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de junio de 2003