Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco miembros de una familia fallecían anoche en una brutal colisión en una jornada negra que dejó 9 muertos

Cinco personas, entre las que se encontraban dos niños de 4 y 6 años, murieron ayer, poco después de las siete de la tarde, en un accidente de tráfico entre un camión frigorífico y un turismo, ocurrido en la carretera nacional N-340 a la altura de la localidad castellonense de Almenara. Entre los cinco ocupantes del turismo que perdieron la vida se identificó a la madre de los dos pequeños, de 35 años de edad; a otra mujer, de 85 años y un varón de 49. Según la Guardia Civil, todos los fallecidos formaban parte de la misma familia, y según fuentes del Centro de Coordinación de Emergencia, eran naturales de Valencia. El conductor del camión resultó ileso, aunque su acompañante, un joven de 19 años, hubo de ser trasladado al hospital de Sagunto con heridas de carácter leve, según informó el Centro de Coordinación.

Al llegar al lugar del siniestro, los efectivos desplazados localizaron a dos de los fallecidos tendidos sobre la calzada, que habían salido despedidos a consecuencia de la fuerte colisión. En el interior del turismo hallaron otros dos cadáveres atrapados entre el amasijo de hierros, que hubieron de ser rescatados por un equipo de bomberos. La brutalidad del choque hizo los bomberos no localizaran en el interior del coche el cadáver del segundo niño hasta, aproximadamente, una hora y media después del accidente, hacia las nueve de la noche. La Guardia Civil hubo de restringir el tráfico en la carretera nacional debido al siniestro.

Las carreteras valencianas sufrieron ayer una de las jornadas más negras, dejando un saldo total de nueve personas muertas, al cierre de esta edición. Además de los cinco fallecidos del accidente ocurrido en Almenara, otros cuatro jóvenes, de edades comprendidas todos ellos entre 20, 21 y 28 años, perdían la vida en cuatro accidentes distintos registrados en varios puntos de la Comunidad Valenciana. El primero ocurría a las 5.15 horas de la madrugada cuando el joven que viajaba en un Opel chocó contra una palmera en la capital de Valencia. Mientras que los otros se sucedían en los municipios valencianos del Xúquer y Anna, y el último en la ciudad alicantina de Almoradí.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de junio de 2003