Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
J. M. MINGUELLA (nº 4.231) | FÚTBOL | Elecciones a la presidencia del Barcelona

El ex agente y ex asesor de Gaspart se considera necesario

El Camp Nou escenificó ayer, en el Barça-Mallorca, el primer paso de las elecciones del 15 de junio: la recogida de 1.529 firmas que precisan cada uno de los candidatos para oficializar sus listas. Caídos ya los herederos del nuñismo, estas elecciones, las quintas en la historia del club, tienen la singularidad de que el aparato del poder no presentará ninguna lista. El paisaje se ha atomizado: hay ocho precandidatos más personajes pintorescos como Joaquim Crusells y Francesc Liñán. El aspirante mejor posicionado es Lluís Bassat, derrotado en las elecciones de 2000, y que ha atraído tanto al poder económico (Salvador Alemany, hombre fuerte de La Caixa) como al político (Miquel Roca). Àngels Piñol realiza un perfil de los precandidatos.

"Yo nací en Guimerà, un pueblo de 300 habitantes. Y por eso, sólo por estar aquí, por presentarme, yo ya he ganado". Josep Maria Minguella (Guimerà, Lleida, 1941), tertuliano y que se define como agente de jugadores, ha decidido dar el paso de presentarse bajo el lema: Minguella es necesario. Todo es posible ya en el Barça: el aspirante fue asesor de Joan Gaspart en su primer año y ha reconocido que fue un error. Pero asegura que los fichajes de jugadores bajo sospecha (Rochemaback o Geovanni) no fueron suyos. No desdeña pactar con otro candidato ("Yo no demonizo a nadie") o integrarse en otra junta. Su idea es democratizar el club (quiere crear un parlamento azulgrana) y tiene contactos con Stoichkov o Neeskens para que le devuelvan al Barça el carácter perdido.

MÁS INFORMACIÓN

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de mayo de 2003