Los geólogos reiteran que el paso del AVE por Zaragoza es temerario si no se refuerza el suelo

El estudio se refiere a la zona donde el 1 de marzo se hundió el terreno bajo la vía

Un grupo de seis geólogos de la Universidad de Zaragoza ha puesto punto y seguido al informe elaborado en 1998 por el Colegio de Geólogos de Aragón, que ya advertía del riesgo de hundimiento de los suelos por los que circula el AVE. Si en 1998 el estudio hablaba del trazado hacia Cataluña, ahora se centra en la zona del percance del pasado 1 de marzo, cuando se hundió el terreno. El presidente del Colegio de Geólogos de Aragón, Joaquín Lahoz -que en marzo dio la voz de alarma-, repetía ayer que la circulación de trenes por el corredor del AVE en Zaragoza es "temeraria".

Esa circunstancia, explicó el presidente de la asociación profesional de los geólogos, se mantendrá mientras no se realicen estudios y se tomen medidas para compensar los hundimientos del terreno. El estudio ha sido realizado por José Luis Simón, Asunción Soriano, Luis Arlegui, Antonio Casas, Carlos Liesa y Andrés Pocoví. El profesor José Luis Simón aseguraba, por su parte, que "lo que solucionará el problema es el tratamiento, que lo hay", para que la vía discurra "sobre una estructura firme que, aunque cediera el suelo", permanezca estable.

El trabajo de los geólogos, encargado por el grupo socialista del Ayuntamiento de Zaragoza, concluye que "un 9,5% de la longitud del corredor entre la intersección con el Canal Imperial y la conexión con el corredor del Ebro" presenta un riesgo "real de hundimiento" por depresiones del terreno. Se trata de la zona de la Ronda Sur ferroviaria, en la que se abrió un socavón el 1 de marzo.

En las conclusiones se advierte que una buena parte del trazado del AVE cercano a Zaragoza presenta un riesgo alto o muy alto de hundimientos. Un riesgo que se ha hecho evidente al construir el corredor ferroviario, que ha dejado al descubierto "rasgos del terreno" que no se apreciaron en 1998 y que indican que hay una zona de hundimiento bajo la línea.

También se explica el hundimiento ocurrido el 1 de marzo pasado, y se afirma que las obras de construcción pudieron contribuir a "actuar como detonante último del colapso". Pero los geólogos no aceptan la versión de que el suelo tiene calidad y que se hundió al pasar una tubería, sostienen que son necesarias nuevas investigaciones geológicas y geotécnicas "para delimitar con la mayor exactitud posible los límites" de las depresiones "constatadas o supuestas" y dicen que aunque se investigue el subsuelo y no se detecten cavidades, la evidencia de hundimientos en la superficie "debe ser suficiente para asignar a la zona el grado de peligrosidad muy alta".

Los expertos recuerdan que el fenómeno de los yesos es un proceso vivo, que evoluciona con el tiempo. De hecho, afirman que el suelo puede hundirse siete centímetros por año.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Informes parciales

Para los investigadores, los informes que el Ministerio de Fomento asegura haber realizado se limitan a una zona donde se había planeado construir un puente. "Todos los esfuerzos se concentraron en un área", aseguran. Simón matiza que los estudios "no están mal hechos", pero son "insuficientes".

El ministro de Fomento, Francisco Álvarez Cascos, replicaba ayer mismo desde Málaga a los geólogos de Zaragoza y aseguraba que todo se reduce a una maniobra política: "No voy a seguir haciendo el juego. Hay gente que se viste de técnico para hacer política. Yo lo siento mucho. Ni el GIF [Gestor de Infraestructuras Ferroviarias] ni los ferrocarriles españoles necesitan recibir lecciones de nadie, ni siquiera de geología. Hay gente en Aragón que se ha vestido de uniforme técnico para ocultar una actividad política, les hemos dado respuesta hace meses y no voy a repetir un disco que está muy rayado".

El ministro ya sostuvo una agria polémica en marzo con geólogos aragoneses. En aquella ocasión llamó mentirosos al presidente del Colegio de Geólogos de Aragón, autor junto con Agustín Muñoz y David Navarro de un estudio que alertaba sobre los problemas del suelo entre El Burgo de Ebro y la Cartuja en Zaragoza, por donde discurre el AVE hacia Barcelona a la salida de Zaragoza. El ministro lanzó la acusación en el Congreso de los Diputados, cuando el estudio se volvió a poner sobre la mesa a raíz del hundimiento de la depresión bajo las vías, el 1 de marzo.

Reto al ministro

Lahoz retó entonces al ministro a demostrar que mentía, y llegó a afirmar: "Me he podido equivocar -no creo, es constatable- y si lo he hecho, dimito de la presidencia del Colegio, pero si es cierto [lo que dije] debería dimitir el ministro". Lahoz puntualizó que el trabajo hablaba de un tramo distinto al del hundimiento del 1 de marzo, en plena etapa de viajes promocionales del tren, que luego se suspendieron. El nuevo estudio se refiere precisamente a la zona de ese hundimiento.

Por su parte, el presidente del Gobierno de Aragón, el socialista Marcelino Iglesias, insistió ayer en no pronunciarse sobre la nueva controversia. "El AVE", declaró Iglesias, "es bueno para Aragón. No contribuiré a levantar más polémica. Lo importante es que llegue el tren, y que llegue pronto".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS