Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Macca' o Flavio, el dilema marginal

Del Bosque experimenta con el compañero de Makelele hasta el último momento

McManaman y Flavio vivían ayer relajados el dilema del que forman parte. Su condición de jugadores marginales en el Madrid, de acompañamiento, se ha difuminado un poco en los últimos tiempos, pero parecen curados de espanto. Ambos han saltado a la escena sin esperarlo y ambos han sido criticados, cuestionados, puestos en venta por el club y resucitados en sucesivas ocasiones. Contra el Juventus, la pareja de Makelele, como es habitual, es el punto más oscuro del plan de Vicente del Bosque. ¿Flavio o Guti con McManaman? ¿Quién acompañará a Makelele? ¿Qué sistema empleará el Madrid? Del Bosque, que dice que tiene la decisión tomada desde el domingo, se repliega con su escudo predilecto: "Jugará el que creamos más conveniente".

En el entrenamiento, a puerta cerrada, el técnico insinuó posibles cambios. Puso a McManaman como volante por la derecha y prefijó su regreso al banquillo. Además, llevó a Guti a la segunda punta y sembró la duda: ¿Jugará con el rombo en el medio campo, como contra el Mallorca, o con doble pivote otra vez? Quizá Del Bosque vuelva al sistema en el que insistió hasta Old Trafford, con Flavio y Makelele en el medio centro. Algo poco probable incluso para el brasileño. "No lo creo", dijo Flavio. El centrocampista aseguró mantenerse a la expectativa: "Yo estoy bien, y espero".

McManaman salió del vestuario riéndose. Tiene 30 años y ha ganado dos Copas de Europa con el Madrid, pero le hace mucha gracia que le llamen veterano. El inglés suelta una carcajada: "¿Yo, un veterano? ¿Qué quiere decir eso? ¿Que estoy acabado?".

McManaman está de buen humor y no tiene ni idea de cuál será su cometido si juega hoy. Si tendrá que marcar a Birindelli cuando el Madrid pierda el balón o si lo suyo consistirá en relevar a Roberto Carlos y ocuparse de Camoranesi. Sabe, eso sí, que en Old Trafford Del Bosque le puso para tener el balón frente a un equipo que es peligroso si hace lo mismo. "Contra el Manchester tenía que guardar la posesión y contra la Juventus deberé hacer lo mismo, supongo", explicó; "pero habrá que estar muy atento a las pérdidas porque son muy rápidos en los contragolpes. Nos tendremos que defender mejor".

Si finalmente McManaman se sienta en el banquillo y en su lugar juega Flavio, el brasileño tampoco sabrá a qué atenerse hasta última hora: "No tengo ni idea. El míster no dice nada hasta la charla táctica".

El preferido de los centrales

Alrededor de Makelele se tejen y se destejen los sistemas del Madrid. Todo depende del compañero que le escoja Del Bosque como rueda de auxilio. Sin Flavio, los centrales sufren. Con Flavio, a quienes Hierro y Helguera prefieren, el equipo es más sólido cuando pierde la pelota, pero menos preciso con ella. Con McManaman como falso pivote ocurre al revés. Con Cambiasso no se supo qué pasó, pero terminó en el banquillo después de un comienzo de temporada prometedor. Y con Solari, desde que el Madrid le puso el cartel de transferible, Del Bosque no cuenta para titular, salvo que juegue como lateral zurdo en Moscú, contra el Lokomotiv, por ausencia de Roberto Carlos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de mayo de 2003