_
_
_
_
ELECCIONES 25M | Precampaña electoral

El primer debate electoral en Jaén acaba en una refriega entre candidatos populares y socialistas

El alcalde admite que la lista de Familia y Vida puede restar votos al Partido Popular

Ginés Donaire

El primer debate electoral celebrado entre los candidatos a la alcaldía de Jaén no hizo más que reavivar el clima de crispación entre las dos principales fuerzas, PP y PSOE. Dirigentes y militantes de ambos partidos protagonizaron la noche del martes una refriega dialéctica durante la cena-debate organizada en un hotel de la capital por el Foro Jaén de Opinión y Debate y que tuvo como detonante las acusaciones del candidato socialista, Marcos Gutiérrez, al alcalde y candidato popular, Miguel Sánchez de Alcázar, de falsear un informe del interventor municipal para no reconocer la elevada deuda municipal.

Más información
El sondeo de la patronal vaticina una lucha abierta por la alcaldía de Málaga, sin garantías para el PP

El debate reunió a los candidatos de los tres grupos con representación municipal, PP, PSOE e IU, y al del PA, y excluyó, por razones de operatividad argumentadas por el Foro Jaén, a las otras tres formaciones que concurren a los comicios municipales en la capital: Los Verdes, Familia y Vida y el PSA. El candidato de este último partido, José Muñoz Cano, siguió el debate entre el público con rostro de impotencia. Respecto de Familia y Vida, una formación situada ideológicamente en la derecha, el alcalde no ocultó la preocupación en el PP por los efectos electorales: "Es posible que nos pueda quitar votos", dijo.

Aunque el mayor foco de tensión se produjo en relación con la deuda del Ayuntamiento, el candidato socialista fue abucheado también por los representantes populares, que eran mayoría en la sala, cuando se dirigió al rector de la Universidad, Luis Parras, que estaba entre el público, para decirle que también él era insultado y vilipendiado en los micrófonos de Onda Jaén, la radio y televisión municipal controlada por el gobierno local del PP. El alboroto lo protagonizaron en su mayor parte concejales y dirigentes locales del PP que acudieron a respaldar a Sánchez de Alcázar. No obstante, paradójicamente el alcalde no contó con el apoyo de ningún edil alineado con la dirección provincial del partido, evidenciando una vez más la división interna en el grupo municipal del PP que ha llegado a visualizarse en la elaboración de la candidatura electoral.

El rifirrafe más acalorado se produjo cuando el alcalde dio a conocer un informe del interventor municipal que desbarataba las afirmaciones anteriores del candidato socialista, que acusó al PP de llevar al Ayuntamiento a la "ruina económica" y mantener una deuda a proveedores y entidades bancarias superior a los 180 millones de euros. Sánchez de Alcázar replicó diciendo que la carga financiera se había rebajado a la mitad desde el año 1995, cuando gobernaban los socialistas, a la actualidad, pasando del 20 al 10%, mientras que el ahorro neto había cambiado la tendencia pasando del -8 al +7%.

La réplica de Marcos Gutiérrez no se hizo esperar. "El informe del interventor no es verdad", dijo, para acusar al candidato popular de utilizar parcialmente el citado informe y omitir que se ha cambiado la legislación por la que se modifica el cálculo de la carga financiera. En ese momento, Jesús Mollinedo, un veterano dirigente del PP muy próximo al alcalde, se encaró con Gutiérrez: "Está insultando a un funcionario de carrera", le decía, en alusión al interventor, mientras que otras voces de su misma mesa pedían que se llevara al candidato del PSOE a los tribunales por sus afirmaciones. En medio de un clima tan enrarecido, el moderador, el periodista Antonio Garrido, dio por finalizado el debate cuando aún quedaban por responder un buen número de preguntas del público, muchas de ellas sobre aspectos controvertidos de la gestión popular como la última recalificación urbanística de casi 600.000 metros cuadrados en las afueras de la capital.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En un segundo plano, pero sin resignarse a ser convidados de piedra, quedaron los otros dos candidatos. El del Partido Andalucista, Francisco José Aguilera, lamentó que el clima de confrontación haga imposible un gran consenso municipal sobre el futuro de la ciudad. "No es casualidad que los principales proyectos estén bloqueados", dijo Aguilera. Por su parte, la candidata de IU, María Dolores Nieto, arremetió contra la "política neoliberal" que está aplicando el PP y que, según recalcó, está expropiando los espacios públicos. Ni el PSOE ni IU quisieron adelantar su disposición a pactar tras el 25-M, pero el alcalde se mostró convencido de que ya han llegado a un acuerdo: "Está cantado que van a pactar", dijo.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_