Cartas al director
i

Iguales

Que a una le decepcione el partido al que no ha votado, ni votará nunca, es algo que se entiende dentro de lo previsible, de lo normal.

Pero cuando quienes te decepcionan son aquellos en los que en algún momento de tu vida has depositado tu confianza, sencillamente dejas de creer en todo y en todos.

Que el PP actúe como lo ha hecho y seguirá haciendo mientras los votantes se lo permitan es indignante, pero al menos queda el consuelo de no tener nada que ver con ellos. Que IU no asista a una manifestación de protesta contra la pena de muerte en Cuba, obedeciendo a oscuras consignas de partido (como ya hiciera el PP en la guerra contra Irak), demuestra que esa frase que a menudo oímos en boca de otros como un signo de simpleza, de ignorancia, es la que mejor resume hoy la actuación de esos que dicen nos representan: son todos iguales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 29 de abril de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50