Tribuna:FÚTBOL | El Atlético cumple 100 años
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Ahora me toca a mí

Buscarle un por qué al Atleti, en mi caso, es muy simple. Me sedujo completamente su centenaria historia, su gente, el desafío de lidiar el infortunio y devolver al equipo a Primera, el romance con una casaca que es una de las piezas fundamentales del fútbol español. Y todo eso, afición, colores, historia, sabor, encerrando en su interior a una de las personas más nobles que he encontrado dentro del fútbol: Luis Aragonés.

Ahora, colémonos por una ventana y espiemos el vestuario rojiblanco. La primera impresión, la que cuenta, fue perfecta. Era lo que yo esperaba. Años de fútbol contenidos, años de pasión desenfrenada, años de ansiedades enquistadas en sus taquillas. El olor, el dolor, el amor, dentro de sus cuatro paredes. Sus camillas, sus cristales, sus espíritus inmortales que aún siguen dando vueltas por ahí como vagabundos, almas errabundas del arte del balón.

Más información

Y ¿por qué sufrir cuando se ama? y ¿por qué querer aferrarte a algo aunque te haga daño, cuando provoca un dolor insoportable? Eso es el Atleti. Tener el alma marcada a fuego con las franjas rojas y blancas. Unas franjas, un colorido contagioso como un virus que se inocula sin previo aviso, por sorpresa. Y una vez atrapado, no te abandona nunca.

Soy del Atlético porque sigo creyendo en la pasión por las cosas.

Sigo creyendo en el poder de cambiar el final de las historias.

Sigo creyendo en la fuerza de unos colores.

Sigo creyendo en la picardía que esconde el balón.

Sigo creyendo en los desbordes del corazón.

Y es que ahora me toca a mí escribir sobre los sentimientos. Ahora me toca a mí brindar con alegría. Feliz cumpleaños, Atleti. ¡Salud!

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción