Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ira de Zidane

La tensión contenida entre ambos equipos explotó en la banda que corre junto a los banquillos. Allí fue Zidane, el jugador más brillante del Madrid en los primeros minutos, a proteger el balón. El francés vio que Puyol se lanzaba como una bala y le dio la espalda, puso el cuerpo y lanzó un brazo. Según la moviola, la mano derecha del madridista impactó en el pómulo del lateral barcelonista. El árbitro, Muñiz Fernández, pitó la falta. Luis Enrique se dirigió hacia Zidane y éste perdió ese equilibrio que le da un halo de santidad.

Zidane se caracteriza por sus raros pero notables ataques de ira. En la Liga de Campeones, con el Juventus, fue suspendido por propinar un cabezazo. En la Copa del Mundo de Francia 98 fue sancionado con dos partidos por pisar a un rival saudí. Contra el Celta, a comienzos de este curso, también pisó a Velasco. Frente al Atlético dio una patada a Emerson.

"¡Te jodes, te jodes...!", le dijo Luis Enrique a Zidane al ver que el árbitro daba la falta. Mientras tanto, Puyol se revolcaba dando gritos y tapándose.

Al observar a Luis Enrique en actitud desafiante, Zidane afiló el gesto y se abalanzó sobre él cogiéndole la cara. Hierro se interpuso cuando la agresión parecía inminente. Los jugadores de ambos conjuntos acompañaron la reacción arremolinándose en torno a los contendientes. Hubo una trifulca. Se vio la mano de Makelele tirando de los pelos a Motta. Los empujones y los golpes fueron de acá para allá.

Muñiz Fernández no mostró ni una tarjeta tras el incidente. Zidane vio la amarilla en el segundo tiempo por una carga a Motta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de abril de 2003