Industria ocultó información a promotores en la tramitación administrativa del plan eólico

Un recurso revela que la consejería violenta sus propias normas de adjudicación

La Consejería de Industria anunció el 31 de julio de 2001 una convocatoria pública para el desarrollo y ejecución del plan eólico de la Comunidad Valenciana. La primera resolución sobre el procedimiento se publicó 20 meses después, el 25 de febrero de este año. Tal resolución resulta ser, además, la última, puesto que "es definitiva en vía administrativa". Un recurso presentado por un grupo que aspiraba a desarrollar y ejecutar parte del plan pone de manifiesto que Industria ocultó información a promotores y se escudó en la escasa fiabilidad de los medios.

Más información

El recurso notificado a Industria considera "irregular" la actividad administrativa previa a la resolución de finales de febrero, denuncia la "vaguedad de criterios" y la "aparente arbitrariedad" en la selección de "empresas" para ejecutar el plan.

La convocatoria del plan eólico, publicada el 31 de mayo de 2001, establecía tres fases previas a la efectiva adjudicación de los "proyectos" considerados idóneos. En primer lugar, la admisión a trámite de las solicitudes y, en su caso, el requerimiento para subsanar deficiencias.

En segundo lugar, la información pública de los proyectos de planes especiales de ordenación, planes energéticos y estudios de impacto ambiental de las propuestas consideradas idóneas.

La aprobación definitiva de las correspondientes declaraciones de impacto ambiental y los planes urbanísticos necesarios para ejecutar las obras sobre los terrenos declarados de utilidad pública, en una fase posterior, "llevará implícita la adjudicación", de acuerdo con las normas del plan eólico elaboradas por Industria.

La convocatoria también establecía un periodo de tres meses para presentar "proyectos" de parques de aerogeneradores.

El grupo de empresas que realizó el recurso presentó su propuesta el 31 de octubre de 2001, el último día del plazo previsto como es habitual en todos los concursos públicos.

En enero de 2002, la Consejería de Industria anunció mediante una nota oficial de su gabinete de prensa una "preadjudicación" de la ejecución del plan eólico a cinco grupos empresariales, que fue difundida por los medios de comunicación.

Tal preadjudicación dejó en la cuneta a instituciones y grupos empresariales que partían como favoritos en el procedimiento. De hecho, sólo se notificaron oficialmente a los interesados el 25 de mayo, según informaciones distribuidas a los medios por Industria, una vez recompuestas ciertas uniones temporales de empresas.

La ausencia de notificación oficial a los promotores que ahora recurren derivó en una carta, remitida el 12 de junio de 2002, en la que solicitaban por escrito a la consejería información sobre el estado de la tramitación del procedimiento.

El director general de Industria contesta a esa carta que la comisión de selección de proyectos todavía no ha seleccionado proyectos, sino que ha requerido "mejoras y subsanaciones" a algunos aspirantes.

La misma carta afirma textualmente: "Las informaciones que puedan estar apareciendo en prensa carecen del rigor propio del procedimiento administrativo", pese a que esas informaciones habían partido del gabinete de prensa de la propia consejería.

Los promotores que ahora recurren respiraron aliviados y asumieron que su propuesta era correcta y no requería ni "mejoras" ni "subsanaciones" ya que nadie las había solicitado. Un portavoz vinculado al grupo sugiere incluso que la propuesta inicial se formuló "orientada" por Industria y de acuerdo con todas las normas no escritas del procedimiento.

Sin exposición pública

La falta de movimientos administrativos y la importancia de la inversión asumida para elaborar la propuesta, unos 300.000 euros, llevan a los promotores a interesarse de nuevo por el estado de tramitación del plan en octubre de 2002. Los promotores esperaban la fase de exposición pública de los proyectos considerados idóneos.

La respuesta oficial es la misma, aunque el tono es algo más severo. "La comisión de selección de proyectos se constituyó. No cabe deducir conclusiones distintas. La Consejería de Industria emitirá la resolución correspondiente sometiendo a información pública los proyectos seleccionados".

La resolución que somete a información pública los proyectos seleccionados se emitió el 25 de febrero pasado y se publicó dos días en el Diario Oficial de la Generalitat Valenciana. La selección recae sobre las cinco empresas que había sido elegidas como preadjudicatarias que, por otra parte, coinciden con las que se dieron a conocer por los medios de comunicación, haciéndose eco de la nota oficial de la consejería. Y la resolución, firmada por Fernando Castelló, consejero de Industria, cita como antecedentes de hecho la comisión de selección de proyectos, en fecha 11 de enero de 2002, "de conformidad con el artículo 7 de las normas del plan eólico", que prevé la exposición pública de los proyectos, "se ha obtenido una preselección de empresas solicitantes para cada una de las zonas". "Notificada la preselección a las empresas preadjudicatarias", sigue la resolución, la comisión solicitó, el 19 de julio de 2002, que se subsanaran y mejoraran ciertos documentos.

Las normas del plan eólico establecían que los errores y carencias debían subsanarse antes de la exposición pública de los proyectos y los proyectos nunca han sido sometidos al público. Además, la preselección alude a "empresas", no a proyectos, como exigían las normas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 07 de abril de 2003.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50