Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia de Barcelona ordena investigar a 4 policías por detención ilegal y simulación de delito

La Sección Quinta de la Audiencia de Barcelona ha dictado una sentencia por la que exculpa a dos jóvenes detenidos hace un año en una manifestación y pide que un juzgado investigue a los cuatro policías que los detuvieron. El tribunal considera que la actuación de los agentes podría encuadrarse dentro de los delitos de denuncia falsa, detención ilegal, simulación de delito y falso testimonio, por lo que deduce testimonio de parte del atestado policial y de dos cintas de vídeo que fueron empleadas como prueba de cargo contra los jóvenes.

La sentencia contradice la versión policial y asegura, entre otras consideraciones: "Nos hallamos, al menos indiciariamente, ante un claro intento de manipulación de la justicia, más reprobable si cabe por provenir de funcionarios policiales que tienen la misión de proteger el ejercicio de los derechos fundamentales de los ciudadanos y el deber de colaborar con la administración de justicia".

Los hechos se produjeron el 15 de marzo de 2002, durante una manifestación convocada en Barcelona por la Coordinadora de Gràcia contra la Europa del Capital. Esa protesta fue una de las muchas que se organizaron en la capital catalana hace ahora un año contra la celebración de la Cumbre Europea y durante su desarrollo fueron detenidos dos jóvenes acusados de resistencia a la autoridad y lesiones.

Versiones distintas

El Juzgado de lo Penal número 1 de Barcelona condenó a uno de ellos por el primer delito a seis meses y un día de cárcel y a multas de entre 36 y 72 euros. Aquella sentencia asumió el atestado policial y consideró que uno de los jóvenes fue detenido porque fotografió a un policía con la cara tapada, se negó a descubrirse y finalmente forcejeó con un agente hasta propinarle una patada en la mano. En cuanto al segundo, se asegura que intentó liberar al detenido, cuando estaba esposado y arrolló a otro policía. Frente a esta versión, el tribunal considera, tras visionar las grabaciones, que los jóvenes no increparon nunca a la policía, sino que fueron detenidos de manera arbitraria sin ofrecer resistencia. "Lo contemplado por el tribunal no tiene absolutamente nada que ver con lo manifestado por los agentes", asegura la sentencia, ni tampoco con lo que consideró el juez.

Fuentes policiales mostraron ayer su total discrepancia con la resolución judicial y explicaron que "por la misma regla de tres que los jueces acuerdan que se investigue a la policía no se comprende cómo no piden también que se actúe contra el juez que dictó la sentencia condenatoria por si pudo prevaricar". Las mismas fuentes expresaron su convencimiento de que la actuación policial fue correcta y censuraron la actitud de algunos medios de comunicación de "prestar demasiado interés a estas resoluciones y olvidarse del caso cuando el juez exculpa a los policías".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de marzo de 2003