Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESPACIO

El sistema Egnos prepara la navegación europea por satélite

El servicio, que mejora las señales GPS, certificará a partir de 2004 operaciones en las que la seguridad sea crítica como en la aviación civil

Europa mueve ficha en la navegación global por satélite. En abril de 2004 estrena el sistema Egnos, un servicio regional que complementa y mejora las prestaciones del sistema de posicionamiento estadounidense GPS y del ruso Glonass con correcciones diferenciales. Además de una mayor precisión, permitirá garantizar la disponibilidad continua del sistema y avisar de los errores al usuario, características de las que adolece el GPS y son imprescindibles en operaciones críticas como el despegue de aviones.

La versión de pruebas de Egnos funciona desde el año 2000. Este sistema de aumentación abre camino a Galileo, la constelación europea que dará autonomía a Europa en navegación por satélite y que no entrará en funcionamiento antes de 2008. Jugar con este servicio mejorado está al alcance de cualquiera: en el mercado existen receptores GPS compatibles con Egnos por menos de 170 euros. En la fase de validación se están experimentando diversas aplicaciones: desde los autobuses de Toulouse a un navegador personal para ciegos desarrollado por GMV y la ONCE. Tormes, el lazarillo electrónico, podrá recibir las señales EGNOS a través de Internet y redes inalámbricas en tiempo real.

Industria española

Egnos, un programa lanzado por la Comisión Europea, la Agencia Europea del Espacio (ESA) y Eurocontrol, tiene una inversión de 250 millones de euros. Es una de las tres iniciativas mundiales de implantación de sistemas regionales de aumentación de la navegación por satélite, junto con WAAS (Estados Unidos) y MSAS (Japón), los cuales podrán interoperar porque son compatibles.

Por ahora, el GPS no satisface todos los requisitos exigidos por la navegación aérea civil (precisión, integridad, continuidad y disponibilidad de las señales) y las autoridades limitan su empleo a las fases de vuelo menos exigentes. Pegas: nadie responde legalmente por accidentes provocados por fallos del GPS y no existe garantía de que la información que se recibe es correcta durante todo el tiempo.

El complemento Egnos ofrece durante el 95% del tiempo una precisión garantizada de cuatro metros en horizontal y un metro en vertical, el 99% de disponibilidad (probabilidad de que el servicio esté disponible cuando lo requiera el usuario), integridad certificada (grado de confianza en la información proporcionada), un tiempo de alarma de seis segundos (con GPS se podría navegar incorrectamente durante 10 horas) y continuidad extrema para funcionar sin interrupciones estimada en 10 millones de horas. Para resolver las limitaciones del GPS, Egnos utiliza tres satélites adicionales geoestacionarios y una infraestructura terrestre que se está distribuyendo por Europa.

El funcionamiento de Egnos significa, además, un impulso para la industria europea y las compañías que ofrecerán servicios y contenidos, según explicó Luis Mayo, presidente de Galileo Sistemas y Servicios, uno de los socios más importantes del programa Galileo, en la 5ª Semana Geomática celebrada hace unos días en Barcelona.

España, en la que se instala parte de la infraestructura, tiene un papel relevante: participa en el 12% del coste del proyecto, "más del doble de suparticipación media en los programas espaciales europeos. El retorno de la inversión ya ha ascendido al 138% en contratos", asegura Mayo. GMV, Indra Espacio y Sener forman parte del programa europeo. "La industria española está en áreas clave del sistema y nos coloca en una situación inmejorable para el desarrollo de Galileo y de las aplicaciones de valor añadido de Egnos", añade.

El mercado de la navegación por satélite es muy apetitoso: en 2005 puede alcanzar los 50.000 millones de euros y se espera un ritmo de crecimiento anual del 25%. Uno de los inmediatos beneficiarios del EGNOS es el tránsito aéreo: rutas más eficaces y operaciones de aterrizaje más flexibles permitirán incrementar la densidad del tráfico sin perjuicio de la seguridad. Jordi Corbella, director del Instituto de Navegación de España, opina que no habrá aplicaciones masivas de Egnos como la telefonía móvil porque los fabricantes prefieren usar su propia tecnología.

La geotelemática generará 60.000 empleos en España

Un sistema aerotransportado francés para la detección y el control de manchas de petróleo, un prototipo móvil español para emergencias médicas, una aplicación del láser escáner terrestre para arquitectura, un sistema cubano para agricultura de precisión, el seguimiento de las cargas en el complejo mundo marítimo, tecnologías para gestionar los recursos hídricos o sistemas de información turística con interfaz oral para vehículos son algunas del centenar de novedades técnicas presentadas durante la 5ª Semana Geomática, celebrada junto con el primer salón GlobalGeo. Ismael Colomina, director del Instituto de Geomática y presidente del congreso, opina que el mercado de la geotelemática (unión de geomática y telecomunicaciones) ya ha explotado. Se espera que en España genere 60.000 empleos y 5.600 millones de euros hasta el año 2007.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de febrero de 2003

Más información