Necrológica:
Perfil
Texto con interpretación sobre una persona, que incluye declaraciones

Françoise Giroud, periodista, escritora y ex ministra francesa

Los franceses sintieron ayer una gran "tristeza" por la muerte de la periodista y escritora Françoise Giroud, "una mujer de cultura, convicción y compromiso", en palabras del presidente del país, Jacques Chirac. Giroud, de 86 años, "simbolizó la aspiración de las mujeres a ocupar su plaza en la sociedad" y "contribuyó a la evolución de la sociedad francesa hacia la modernidad, el equilibrio y la igualdad", destacó el jefe del Estado francés en un comunicado.

El fallecimiento de Giroud, que murió debido a un traumatismo craneal provocado por una caída el jueves pasado, causó "una profunda tristeza" al primer ministro, el conservador Jean-Pierre Raffarin, quien destacó "la exigencia de su pluma, el calor de su voz y su mirada de láser, que hacían de ella un hilo rojo entre la actualidad y el pensamiento". Su prolífica actividad en el periodismo y la cultura tuvo un paréntesis entre 1974 y 1977, cuando Giroud se lanzó "por curiosidad" a la política durante la presidencia de Valéry Giscard d'Estaing, con el cargo de secretaria de Estado (ministra) para la Condición Femenina (1974-76) y la Cultura (1976-77).

El alcalde de París, el socialista Bernard Delanoe, que calificó a Giroud como "una gran dama del feminismo y el periodismo moderno", destacó su lucha por "los derechos de la mujer y por un periodismo independiente, serio y sin concesiones". El ex ministro de Cultura, el también socialista Jack Lang, se manifestó "afectado por el anuncio de la desaparición de Giroud", quien marcó un hito en el periodismo francés al fundar en 1953, junto a Jean-Jacques Servan-Schreiber, el semanario L'Express. "Tenía", subrayó Lang, "el encanto infinito de una inteligencia única, la generosidad de su mirada lúcida y calurosa sobre la vida y el refinamiento de una escritura viva, divertida y fresca".

Giroud, nacida en Ginebra el 21 de septiembre de 1916, comenzó muy joven como guionista y adaptadora para el cine y algunas de sus obras fueron llevadas a la pantalla. Agente de enlace para la Resistencia durante la Segunda Guerra Mundial, fue arrestada y encarcelada por la Gestapo en 1943, y tras la liberación, Helene Lazareff, la única mujer influyente de la prensa francesa de la época, le dio el puesto de redactora jefe de la revista Elle (1946-1953). Más tarde colaboró en la fundación de L'Express, la primera revista francesa de información general, desde la cual Giroud ejerció todo su peso para oponerse a la guerra de Argelia y crear escuela con su estilo preciso, directo y sin florituras, así como inauguró el periodismo francés de investigación.

Cuando Servan-Schreiber vendió L'Express, Giroud tuvo la impresión de "tener un hijo en la cárcel" y "nunca se lo perdoné", pero desde 1993 fue editorialista de la sección de televisión en el semanario Le Nouvel Observateur y formaba parte del jurado del Premio Fémina desde 1992. Su último libro, Lou. Histoire d'une femme libre, se encuentra en la lista de libros más vendidos. Firmó una veintena de obras, entre otras, Le tout París (1952), La nouvelle vague, portrait de la jeunesse (1958), Si je mens (1972), La comedie du pouvoir (1977), C'est que je crois (1978), Le bon plaisir (1982), Alma Malher ou l'art d'etre aimé (1988), Arthur ou le bonheur de vivre (1997, autobiográfico) o On ne peut pas etre heureux tout le temps (2001).

Françoise Giroud.
Françoise Giroud.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción