Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:CARLOS LLAMAS | Director y presentador de 'Hora 25'

"Vivimos una especie de nueva reverencia al poder"

Carlos Llamas (Zamora, 1954) lleva 12 años al frente del espacio de la cadena SER Hora 25. Durante este tiempo se ha consolidado como el programa informativo de referencia de la radio española en su franja horaria y, según la última oleada del Estudio General de Medios, ha traspasado por primera vez el listón del millón de oyentes (1.122.000), superando ampliamente a sus competidores.

Pregunta. ¿Cómo se consigue que tantas personas estén pendientes de sus palabras?

Respuesta. Con el entusiasmo propio de hacer un trabajo en el que se disfruta y en el que creo. Además, con un grado de compromiso respecto a la naturaleza de nuestro trabajo, en el sentido de desmontar cada día el montaje aparente que los organismos del poder, del ámbito que sea, tratan de presentar como el escenario de lo real.

P. ¿Independencia?

R. Sí. Por lo que contamos tenemos más nivel de independencia, más capacidad de hablar de cosas que si lo hicieran otros se estarían jugando supervivencia, favores, etcétera. Tenemos la libertad de conversar de lo que nos apetece, fuera de intereses políticos. Pero también menos púlpito y más cotidianidad, más tribuna y menos tribunales.

P. ¿Piensa que las ondas están llenas de palabrería?

R. Sí, en el sentido de que están llenas de claves no informativas que contribuyen al oscurecimiento que difunde la relación entre el poder y los ciudadanos que es la propaganda. Hay algunos medios que nos hacen ver el mundo de una forma muy constreñida, muy determinada, sin acercarse a la realidad.

P. ¿Cuáles cree que pueden ser las causas?

R. No hay una sola. Relaciones de poder, una dependencia extraordinariamente estrecha de favores a los que determinan cuáles son las reglas del juego y una especie de nueva reverencia al poder que nos retrotrae a los tiempos del No-Do. Hay miedo a la disidencia que no casa muy bien con el periodismo.

P. ¿Es algo parecido a lo que pasa con el caso del Prestige?

R. Sí. La SER ha contribuido, con datos veraces y puntuales, a desmontar la gran tramoya propagandística con la que se ha afrontado esta catástrofe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de enero de 2003