Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sindicatos aceptarán la oferta de Zaplana sólo si mantiene los derechos de los jornaleros

El ministro cree "reversible" la huelga

El secretario general de UGT, Cándido Méndez reiteró ayer en Martos (Jaén) que para los sindicatos sigue siendo "irrenunciable" la restitución de los derechos recogidos en el subsidio agrario para abrir a continuación una negociación con el Gobierno que abarque todos los mecanismos de protección en el medio rural. "Es el requisito previo para abrir la negociación", subrayó Méndez, tras la posibilidad abierta por el ministro de Trabajo, Eduardo Zaplana, de que el texto de su última propuesta, ahora en redacción, acerque posturas.

"La restitución de derechos no sólo para nosotros es irrenunciable, también lo es para los 200.000 trabajadores que se manifestaron en Andalucía y los 40.000 que lo hicieron en Extremadura", recordó Méndez, quien incidió en que la última propuesta de Zaplana, aún por redactar, deberá someterse al trámite previo de audiencia de los agentes sociales antes de su aprobación como decreto.

El líder de la UGT no mostró demasiado optimismo sobre la nueva contraoferta que Zaplana dará en los próximos días. Es más, cree que la presentación de esa propuesta por tres ministros del Ejecutivo central el martes en Sevilla responde a "un plan de belleza para maquillar la eliminación del subsidio".

Méndez insistió en el rechazo sindical a introducir la renta activa de inserción como sustituto del subsidio agrario. Zaplana mantiene que ofrece las mismas condiciones (el 75% del salario mínimo durante seis meses para los jornaleros parados) a aquellas personas que, por la reforma del Gobierno (que impide desde mayo nuevas entradas en el sistema), se quedaron fuera del subsidio. "Es una figura de protección para colectivos marginales, pero no para trabajadores corrientes, es sustituir un derecho por una concesión discrecional de la Administración", insistió Méndez.

El Sindicato de Obreros del Campo (SOC) también ha decidido esperar a que el Ministerio de Trabajo concrete en un documento su nueva propuesta para adoptar una postura definitiva. Los dirigentes del SOC se reunieron ayer en Sevilla con el ministro de Trabajo, quien les comunicó las líneas generales de su nueva oferta. "Estamos abiertos a escuchar todas las cosas que nos quiere plantear", indicó el secretario general del SOC, Diego Cañamero, quien junto al alcalde de Marinaleda, Juan Manuel Sánchez Gordillo, encabezó la delegación sindical. Cañamero explicó que su formación, que tenía previsto decidir nuevas movilizaciones el domingo, esperará a conocer con más detalle la propuesta de Zaplana, en un encuentro en Madrid fijado para principios de la próxima semana.

Decisión precipitada

Tras el encuentro con el SOC, el ministro aseguró "alegrarse muchísimo" de la respuesta sindical. "Si quieren seguir hablando es señal de que la decisión que tomaron el pasado domingo [la convocatoria de la huelga] es reversible y por tanto esa decisión puede estar sujeta al conocimiento de la propuesta y al acuerdo", indicó Zaplana, quien añadió que "ha habido precipitación en algunas decisiones tomadas" por los sindicatos. El ministro de Trabajo viajó a Mérida para hacer públicas allí también las líneas generales de su propuesta y reiteró que la "sacará adelante", aunque no se logre un consenso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de enero de 2003