La versión argentina de 'Art' se estrena en Madrid gracias al éxito de Ricardo Darín

"Nuestra adaptación puede aportar una lectura sutilmente diferente", asegura el actor

"Esa calidez que he encontrado en España me ha puesto la mano en la espalda para venir a intentar esta locura artística a Madrid". El actor argentino Ricardo Darín reconoció ayer que de no contar con ese momento propicio que vive en nuestro país, tras el éxito cinematográfico de sus últimas películas, no se hubiera atrevido a estrenar en un teatro madrileño la obra Art, que, junto a otros dos grandes actores de la escena argentina, Óscar Martínez y Germán Palacio, ha representado durante los últimos cinco años en las salas argentinas. "Nuestra versión puede aportar una lectura sutilmente diferente, variaciones sutiles de enfoque", aseguró Darín. Art se estrenará el 8 de enero en el teatro Infanta Isabel de Madrid.

Más información

Sentados en el suelo del escenario del teatro, con los pies colgando por fuera, los tres intérpretes argentinos -Ricardo Darín, Óscar Martínez y Germán Palacios- confesaron ayer sus miedos, pero también sus ansias por enfrentarse por primera vez al público español con la representación de Art, la obra de teatro escrita por Yasmina Reza, y que en España estrenó a finales de 1998 Josep María Flotats con el título de Arte. Ellos llevan cinco años representando Art en los escenarios de Argentina, con más de 1.100 representaciones y más de un millón de espectadores. "El desafío es apasionante. Estamos ansiosos por enfrentarnos al público español. Cada público tiene sus códigos, pero confiamos en que las diferencias sean fácilmente salvables. Confíamos en llegar al corazón del espectador", aseguró Martínez. "Sabemos que la versión española fue muy buena y esto coloca el nivel muy alto, pero de eso precisamente se nutre la aventura artística, que no se apoya en la tranquilidad sino en el desafío. Somos muy respetuosos con lo que se ha hecho aquí. Personalmente es una pena no haber visto la versión española, pero artísticamente creo que es bueno no tener referencias concretas. La química entre el espectador y la escena es un enigma que se irá desvelando día a día", afirmó Darín. Art estará, en un principio, en cartel tres semanas. Un plazo "cauteloso", que se podrá prorrogar dependiendo de cómo funcione. "Disponemos de más tiempo", añadió esperanzado el actor.

El intérprete de El hijo de la novia, Nueve reinas o la más reciente Kamchatka, que vive momentos de gloria en la cartelera española, se ha convertido en poco tiempo en un actor muy popular en España -le reconocen y paran por la calle-, que goza además de un importante espaldarazo artístico. "Tengo que reconocerlo. Si hay un momento es éste. No me hubiera atrevido nunca a traer esta obra a España de no contar con el momento propicio que estoy viviendo aquí. No me canso de decir que venimos animados por la calidez y la familiaridad con la que me he sentido tratado", confesó Darín, que contó rápidamente con el apoyo de sus dos colegas para esta "locura artística".

El turno del teatro

Tras los últimos éxitos del cine argentino en España, parece que le toca el turno al teatro. Con Art, Ricardo Darín y sus colegas inauguran un año en el que la escena argentina copará gran parte de los estrenos teatrales en España, algo que ocurría hace años pero a la inversa, con intérpretes españoles en los escenarios bonaerenses. "Esto no hace sino reforzar la vinculación que existe entre nuestros países, nuestras culturas y nuestra gente, que es mucho más férrea de lo que pensamos", explicó Darín, mientras, a su lado, Óscar Martínez aseguraba: "Úno se siente como en casa. Yo me crié mamando la nostalgia de mis abuelos por España. El otro día fui a ver Los lunes al sol y me pareció maravillosa. Es una película que puede ser vista con la misma emoción aquí que en Argentina". Darín volvió a tomar la palabra: "Cuanto más simple y acotada a los seres humanos es una historia más nos acerca y nos vincula. Son historias que calientan el corazón y abren la cabeza".

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 04 de enero de 2003.